ESCUCHANDO  EL  LLAMADO   DE   LOS MÁS  ABANDONADOS  EN CÓRCEGA   

Al enviar misioneros a Córcega, Eugenio respondía a lo que había discernido como la necesidad de los más abandonados.

En primer lugar, muchos de los sacerdotes en Córcega habían recibido mala capacitación pastoral y sus feligreses se veían afectados por el resultado. Los Oblatos fueron enviados a Ajaccio para cambiar la situación, primero estableciendo un seminario menor para asegurar una formación sólida para los futuros sacerdotes.

El recién nombrado Obispo de Ajaccio aprovechó la oportunidad para insistir en que algunos sacerdotes volvieran al seminario para recibir la formación adecuada. En su diario personal, Eugenio reflexiona en cómo los Oblatos ayudan en ello: 

Carta del P. Moreau, de Ajaccio. Noticias muy satisfactorias del seminario mayor de esa diócesis. Es excesivo el trabajo para los directores a causa del gran número de alumnos, pero su conducta  perfecta  anima y compensa a los profesores.

El segundo grupo que clamaba una respuesta era los habitantes pobres en las aldeas de Córcega. Los Oblatos se establecieron en Vico, haciendo de su comunidad apostólica un centro de misión, desde el cual trabajaban con la población y partían a predicar misiones en las aldeas remotas. Los Oblatos que trabajaban en el seminario se unían a la comunidad de Vico para participar en las misiones durante sus recesos del seminario. 

Siguen con el proyecto de dar la misión en Ajaccio en francés y en italiano. Participarán todos nuestros padres.

Una tercer respuesta provenía de la ordenación próxima de dos jóvenes Oblatos destinados a ser buenos misioneros el resto de sus vidas, uno de ellos en Córcega. Ambos no tenían la edad canónica para la ordenación y debieron solicitar dispensas para ello. 

Carta de Roma. Dispensa de edad para nuestros hermanos Rolleri y Bellon. 

Diario de Eugenio de Mazenod, Enero 31, 1837, EO XVIII

En la actualidad, la Familia Mazenodiana continúa con el espíritu de escuchar el llamado de los “nuevos pobres” en nuestro mundo siempre cambiante.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *