CAUTIVADO POR EL CARISMA OBLATO

Eugenio recuerda la segunda misión que los Oblatos habían predicado, en Fuveau en septiembre de 1816 (Ver: https://www.omiworld.org/es/lemma/suzanne-marius-es/  ) en la que había estado el joven Marius Suzanne, quien comprendió de inmediato el carisma de los Oblatos y deseaba participar en él de todas las formas posibles. 

Esta fue una de las primicias de nuestras misiones. Se acercó a nosotros durante la de Fuveau, donde vivía su familia, pues había nacido en Aix.  Los que escriban acerca de su vida dirán que tuvo su aprendizaje durante esa misión. El celo con el que ese querido hijo, entonces de unos 16 o 17 años  buscaba a los pecadores que más necesitaban nuestro ministerio, la asiduidad a todos nuestros ejercicios, su solicitud por aligerarnos el trabajo en verdad excesivo que nos veía hacer, le valieron sin duda la gracia de su vocación.
Lo confesé desde entonces, y luego su confianza igualó la ternura que me inspiró. Sin embargo, no me habló entonces  del proyecto que el Señor le inspiraba, y yo no dije nada del deseo que tenía de que se asociara a nuestra obra. No tardó el momento de venir a vivir a nuestra casa; entonces sólo teníamos la de Aix.  Pasó algún tiempo sin decirnos nada de sus proyectos a futuro. 
Por fin, en camino a la misión de Pujet, cerca de Fréjus, me abrió su corazón y echándose a mi cuello, me dijo . “Soy suyo para siempre”.
¡Quién me hubiese dicho entonces que sería mi destino cerrarle los ojos!  Pasó 15 años en la congregación, nuestros Anales dirán si los empleó bien. Que su memoria sea eternamente bendecida por nosotros, pues merece mucho de la Iglesia y de la congregación. Su muerte en nuestro seno fue la de un justo.

Diario de Eugenio de Mazenod, Enero 31, 1837, EO XVIII

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *