SEAN   FLEXIBLES   EN   LA  FORMALIDAD,  PERO   ESTRICTOS   EN   CUANTO A LA REGLA OBLATA Y SU ESPÍRITU 

La edad de los Oblatos en la comunidad Oblata en Notre Dame de l’Osier fluctuaba entre los 27 y 32 años, con muy poca experiencia en el ministerio sacerdotal. De ahí que Eugenio estuviera muy al pendiente de ellos, guiándolos al formar bases firmes. Es importante recordarlo al leer los siguientes extractos de las cartas de Eugenio a la comunidad. 

En cuanto a la Regla o al espíritu de la Congregación, te recomiendo mucha amabilidad en la forma, pero mucha firmeza en el fondo. Que no haya nada infantil  entre ustedes.

Carta a Bruno Guigues, Octubre 8, 1835, EO VIII núm. 547

La única forma en que Bruno Guigues, el joven superior de la comunidad pudiera animar a sus compañeros, era observando la Regla Oblata. Debía aprender a apegarse a sus mandatos y al espíritu que la Regla de Vida se consagraba, aunque con flexibilidad ante lo no indispensable.

En ocasiones es difícil ver la diferencia y caemos en la trampa de enfocarnos solamente a lo  trivial, olvidando el panorama general.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *