TRES DE LOS MEJORES MISIONEROS

Eugenio había escrito acerca de la misión en Córcega:

Pero realizar esa tarea nos implicará los mayores sacrificios.

Carta a Hippolyte Guibert, Octubre 18, 1834, EO VIII núm. 493

Los Oblatos eran pocos y estaban muy comprometidos en Francia.

 Debido a la calidad necesaria en los individuos que requiere, me costará mucho moverlos de los diversos ministerios que cumplen con tanto éxito y con bendiciones increíbles;

Cumpliendo su palabra, Eugenio sacrificó a los misioneros en Francia para enviar al seminario en Córcega a tres de sus mejores Oblatos: los Padres Albini, Guibert y Telmon.

Conoce la fama del P. Albini: se trata de un teólogo sabio y un santo misionero, enseña teología con distinción desde hace muchos años y pasa sus vacaciones evangelizando a los pobres. Por otra parte, hace tanto bien en Marsella, que se me vendrá el mundo encima por moverlo de aquí; es el hombre que necesita. Irá acompañado por un profesor de dogma, hombre de talento, que sabe de Sagrada Escritura y de liturgia (el P. Telmon). Le daré también como superior, al sacerdote más distinguido de nuestras regiones, ya sea por su profunda piedad, por la amplitud de sus conocimientos o por la firmeza de su espíritu culto. Hace las delicias de la diócesis de Gap como superior del santuario que nos está confiado; es a quien más quiere el obispo, el clero y el pueblo. No sé cómo me las arreglaré, pero no importa; es también el hombre que le hace falta, al menos para comenzar…

Carta al Obispo Casanelli d’Istria, Septiembre 19, 1834, EO XIII núm. 83

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *