LA URGENCIA DE USTED DE RESPONDER AL CUIDADO DE SU INFORTUNADO REBAÑO, ABANDONADO POR TANTO TIEMPO

A mediados de 1834 ya había cerca de 36 Oblatos en 5 comunidades: Aix en Provence, Marsella, Laus, L’Osier en Francia, y Billens en Suiza.

En ese entonces, el recién nombrado Obispo de Ajaccio, Córcega, Casanelli d’Istria, visitaba amigos en Aix en Provence, donde conoció a Eugenio. Al comentarle sobre el abandono de la Iglesia en Córcega: “parroquias pobres, numeroso clero pero sin formación, en general ignorancia en los fieles, conflictos en las familias y entre los clanes”, solicitó la ayuda de los Oblatos. Se trataba de personas en un abandono real que necesitaban conocer a Jesucristo como Salvador – y Eugenio respondió ante tal necesidad.

No me desligo del compromiso que he hecho con usted al secundarle con toda mi fuerza en la gran misión que tiene por realizar en la diócesis que la divina Providencia acaba de confiar a su cuidado.

Carta al Obispo Casanelli d’Istria, Septiembre 19, 1834, EO XIII núm. 83

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *