EL DESEO DE HACERME MISIONERO ENTRE MIS COLEGAS OBISPOS

El Obispo Eugenio, sin poder permanecer ya en Marsella como resultado del conflicto con el gobierno, siguió viendo el mundo a través de los ojos de un misionero.

En esa época solo los Obispos podían dar el Sacramento de la Confirmación y puesto que el Obispo de la diócesis se encontraba ya muy anciano o enfermo para viajar a las áreas más lejanas de su diócesis, la gente quedó sin cuidado pastoral.

He encontrado aquí, entre otros, a un sacerdote de la diócesis de Valencia. Me decía que el Obispo no ha visitado su valle desde hace dos años. Mi tío no está tan mal entonces. Eso inspira en mí el deseo de ser de algún modo misionero entre mis colegas Obispos.

Carta a Henri Tempier, Mayo 22, 1834, EO VIII núm. 481

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

One Response to EL DESEO DE HACERME MISIONERO ENTRE MIS COLEGAS OBISPOS

  1. Teresita says:

    M encanta. Gracias

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *