HACE 200 AÑOS: NOTA BENE – HUMANOS, CRISTIANOS, SANTOS.

¿Cómo hacer realidad este ideal en las vidas de la gente a la que los Misioneros servían? Su metodología tenía tres pasos:

volver a los hombres razonables, luego cristianos y ayudarles finalmente a hacerse santos…

Regla de 1818 Capítulo primero, §3. Nota Bene. Missions, 78 (1951) p. 16

En primer lugar, era necesario estar en contacto con la realidad humana de cada uno.

“Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros”. (Jean 1:14).

La gente descrita en la Nota Bene estaban “sumidas en la ignorancia” a propósito de Dios y de su fe. A través de sus predicaciones y de sus enseñanzas, los Misioneros tenían como objetivo ayudarles a reflexionar y a tomar decisiones sobre su vida de un modo racional. En el curso de 200 años, Eugenio y los oblatos han interpretado esta llamada en un sentido amplio, refiriéndose a todos los aspectos de la vida conectados con el bienestar de la persona. La historia de las acciones de la Familia Mazenodiana sigue siendo testigo de esto en los cinco continentes.

En segundo lugar, ayudar a la gente a llegar a ser cristianos de un modo más profundo, “enseñándoles quién es Cristo Jesús” e invitándoles a entrar en una vida-donación de relación personal con Dios.

“Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo*unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.” (Juan 3:16).

Finalmente, la llamada a ayudar a la gente a llegar ser heroicos en su respuesta a Dios.

“Nadie tiene amor más grande que el dar la*vida por sus amigos. Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando..” (Juan 15:13-14).

Llegar a ser santos – estar tan plenamente imbuidos de los valores del Reino que lleguemos a compartir en plenitud la Resurrección. San Eugenio, el beato Gerard, el beato José Cebula y los mártires oblatos de España han sido reconocidos oficialmente como santos.

Eugenio estaba convencido de que quién viviese la Regla totalmente tenía asegurada una participación plena en el Reino de los Cielos. Estos tres pasos necesarios para alcanzar esto: humanos, cristianos y luego santos.

Hoy en día, estos tres pasos, continúan estando presentes en nuestra propuesta evangelizadora:

Siempre cerca de la gente con la que trabajan, los Oblatos prestarán constantemente atención a las aspiraciones de la misma y a los valores que posee…

… se afanarán por conducir a todos, especialmente a los pobres, a la plena conciencia de su dignidad de seres humanos e hijos de Dios

CC&RR, Constitucion

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *