¡QUÉ HOMBRE TAN SOBRESALIENTE!

Al escribir al Padre Guibert en el Santuario Mariano de Laus, Eugenio pide sus oraciones por la comunidad, en particular por Casimir Aubert, quien se preparaba para la ordenación sacerdotal el 6 de abril. Sería el primer Oblato ordenado por el Obispo Eugenio.

No necesito decirte que todos los hermanos se encomiendan a sus oraciones y a las de nuestros Padres. Aubert sobre todo, me ha pedido no olvidar su petición; está en retiro; no pude negarle los quince días de preparación para recibir el sacerdocio, del cual es ya tan digno por la perfección en su vida. ¡Qué hombre tan sobresaliente! Espíritu, carácter, virtudes, corazón; todo es perfecto en él. Puede estar feliz por ello y la familia le deberá un agradecimiento eterno.

Carta a Hippolyte Guibert, Marzo 25, 1833, EO VIII núm. 444

Las alabanzas de Eugenio sobre su hijo Oblato estaban bien fundadas y en adelante estaremos descubriendo más de Casimir Aubert en la correspondencia de Eugenio.

Recomiendo ver el artículo en el Diccionario Histórico Oblato:
https://www.omiworld.org/es/lemma/aubert-joseph-jerome-casimir-es/

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *