RECUÉRDEMELO TODOS LOS DÍAS DE MI VIDA

Eugenio pide a su amigo, Henri Tempier, recordarle a diario, de ser preciso, la necesidad de permanecer humilde ante la voluntad de Dios y no dejar que su posición como obispo se le suba a la cabeza y lo llene de orgullo.

es decir que en esa última fase de mi vida, me parece estar bien decidido, mediante el cúmulo  de gracias que voy a recibir, a conformarme a la voluntad de Dios de tal forma que no haya una fibra de mi ser que se aparte de ello.
Se lo digo sin rodeos, por ser mi director y también para que me lo recuerde si hiciera falta, todos los días de mi vida en calidad de mi admonitor; porque me conoce demasiado para no saber que la magnitud de la dignidad a la que voy a ser elevado, por indigno que sea, no cambiará nada dentro de mí ni en mis relaciones de confianza y sencillez religiosa con usted en primer lugar, y con todos los demás después, en las debidas proporciones. Suficiente sobre ese particular.

Carta a Henri Tempier, Octubre 10, 1832, EO VIII núm. 436

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *