EL POBRE PUEBLO RUDO E IGNORANTE, AL QUE LLEGARÁ MI CUIDADO

La consagración episcopal llevaría a Eugenio a una relación particular con la Iglesia:

No, que no me domine nunca el espíritu parcial, el espíritu de orgullo y de terquedad; siempre sencillo en mi fe, siempre unido en la doctrina y hasta en la opinión y enseñanza a la Iglesia y a su Jefe visible, el Vicario de Jesucristo.

Luego aparece su corazón Oblato: la importancia de siempre estar cerca de su gente. Como obispo titular (“auxiliar”), no tendría diócesis, pero se dedicaría a amar a quienquiera fuera encomendado a su cuidado.

Pobre pueblo rudo e ignorante, queridos hijos, objeto del mayor cuidado en mi ministerio sacerdotal, la Iglesia les encomienda a mí ahora como pontífice. ¡Ah!, no serán olvidados, serán siempre la parte más preciosa, no digo de mi grey pues no la tendré, pero a la que mi cuidado llegará en todas partes adonde pueda ser llamado a ejercer mi ministerio.

Diario de Retiro antes de ser consagrado obispo, Octubre 7-14, 1832, EO XV núm. 166

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *