NO ESTANDO CON LOS PASTORES, PERMÍTELE UNIRSE A LOS MAGOS

El Padre Frederic Mouchel se había unido al noviciado de los Oblatos siendo ya sacerdote, y al llegar el momento de su oblación, Eugenio esperaba fuera en Navidad o en la Epifanía. Así al profesar sus votos, se haría uno con Jesús, quien se hizo pobre y obediente.

…habría tenido el consuelo de hacer su ofrecimiento a Jesús nuestro Salvador a los pies del pesebre, en la hermosa noche de su llegada al mundo. Sin embargo, no deseo alejarlo demasiado del misterio que tanto habría honrado con su oblación. Jesús es siempre pobre y obediente, aún en su manifestación a los gentiles que vienen a adorarlo a Belén; no habiéndose presentado con los pastores, podrá colocarse en el cortejo de los magos y ofrecer con ellos oro, incienso y mirra.

A Jean Baptiste Mille, Diciembre 19, 1831, EO VIII núm. 412

El P. Mouchel se unió al “cortejo” de ofrecimiento, convirtiéndose en un generoso misionero.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *