CUANDO ES PRECISO, NO HAY QUE TEMER NADA, PERO NO DEBE HACERSE SIN NECESIDAD

Esta carta escrita por Eugenio al P. Mille, superior del escolasticado en Billens, da idea de cierta situación peligrosa en Francia, por algunas indiscreciones de parte de los estudiantes en sus cartas.

Mazet, por ejemplo, no pensaba cometer tan gran imprudencia al comentar que el Sr. Obispo de Nancy [ed. Charles  Forbin Janson] había venido a visitarnos en cuanto llegó a Friburgo. Parece no sabía que este santo obispo está proscrito, que los bandidos de su diócesis han puesto precio a su cabeza, que se espían todos sus pasos y que todos los que se relacionan últimamente con él se hacen sospechosos.
Cuando es preciso, no hay que temer nada, pero no debe hacerse sin necesidad. Otros, al dirigirse a algunos de nuestros Padres, los llaman por su verdadero nombre; otros se expresan sin precaución alguna sobre lo que se practica en Billens; en fin, a pesar de mis recomendaciones, todos más o menos han cometido alguna imprudencia.

Carta a Juan Bautista Mille y a los escolásticos, Noviembre 17, 1830, EO VII núm. 371

Tiempos difíciles sin duda. Un recordatorio hoy de tantos miembros de la Familia Mazenodiana que se encuentran en situaciones peligrosas en sus países en este mismo momento – una invitación para pedir por ellos.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *