ME SIENTO COMO PEZ FUERA DEL AGUA, SIN SER ÚTIL PARA NADA NI PARA NADIE

¡Pobre Eugenio! Frustrado por su lenta convalecencia y desilusionado con la actitud de algunos Oblatos; disgustado por no poder cumplir su responsabilidad como Vicario General en Marsella. Y ahora la crisis política que lo afligía grandemente por los Oblatos y su tío, el Obispo Fortuné, de 83 años de edad.

¿Es concebible que en momentos como los que estamos atravesando me dejara sin información del 27 de julio al 4 de agosto? Le pedía en mi última carta me avisara inmediatamente si mi tío juzgaba oportuno que volviera con él. Le reitero la misma petición. Estoy muy afligido, tanto que no puedo ser útil para nada ni para nadie.

Carta a Henri Tempier, Agosto 9, 1830, EO VII núm. 353

Cuatro días después sigue su preocupación por no poder hacer nada.

Mi querido amigo, a no ser que me haya escrito entre sus cartas del 20 y 27 de julio y 4 de agosto, no puedo menos que afligirme por su falta de noticias, de las que tengo tanta necesidad. Estoy cansado de repetirle que en las graves circunstancias en las que se encuentran, no sería demasiado escribirme tres veces por semana. Puede imaginar que solo pienso en ustedes y que me siento aquí como pez fuera del agua.

Carta a Henri Tempier, Agosto 13, 1830, EO VII núm. 354

Todos podemos identificarnos con la preocupación por nuestros seres queridos al estar lejos y en posible peligro, pareciendo que no podemos hacer nada debido a la distancia, enfermedad, edad u otras circunstancias. Eugenio nos alienta:

Le diré, sin embargo, que no me desanimo y estoy afligido, sin estar abatido. Creo que nuestro Señor nos ayudará con su gracia a soportar todas nuestras penas.

Carta a Henri Tempier, Agosto 23, 1830, EO VII núm. 359

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *