LA REVOLUCIÓN DE JULIO: “GLORIOSA” O “SIN GLORIA”?

Lo que la historia nos ha presentado como los “Tres Días Gloriosos” (Julio 27-29, 1830) fueron todo, menos “gloriosos” para Eugenio. En los años previos se habían incrementado los sentimientos anti-religiosos en el gobierno. (cf entrada de http://www.eugenedemazenod.net/esp/?p=2844 en adelante). Ahora hacían erupción en una revuelta en París, llevando a la abdicación del rey Carlos X y a la toma de poder de Luis Felipe, quien se llamó no “Rey de Francia”, sino “Rey de los Franceses.” El “Rey Ciudadano”, quien se oponía a la estirpe de los monarcas Bourbon, cambiaría la relación entre el Estado y la Iglesia y ahora veremos el gran costo personal ocasionado a Eugenio en los años siguientes.

Eugenio se encontraba en Suiza y Henri Tempier en Marsella. Había recibido a través de él los rumores de la violencia ocurrida en París y estaba angustiado:

Comprenderá, mi querido amigo, con qué impaciencia espero sus noticias. No me escribió el 30, cuando según mi cálculo debía haber oído de los acontecimientos de París.
Ha hecho mal, pues puede imaginar mi gran inquietud tras los rumores cada vez más alarmantes, en los tres días que no he recibido correo

Carta a Henri Tempier, Agosto 4, 1830, EO VII núm. 352

La preocupación de Eugenio era si la violencia había llegado al sur de Francia, poniendo en peligro a sus Oblatos y a la diócesis de Marsella.  ¿Se repetiría lo ocurrido en  1789?

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *