ESPERO QUE CADA UNO HAYA RECORDADO QUE LE ES RIGUROSAMENTE OBLIGATORIO OBSERVAR ESTRICTAMENTE NUESTRA REGLA

Estoy todavía apenado, mi querido amigo, por lo que he visto en N.D. de Laus.

Durante su visita a la comunidad Oblata en Laus, Eugenio había descubierto que el joven Padre  Guibert tenía dificultad en mantener el correcto espíritu Oblato en ella. Era joven y aprendía a ser superior de la comunidad, tratando de restablecer una mejor observancia de la Regla, pero había encontrado resistencia debido a su salud y presión del puesto, haciendo concesiones con mucha generosidad.

Quiera Dios que mis exhortaciones hayan producido el efecto que tengo derecho a esperar. Espero que cada uno haya recordado que le es rigurosamente obligatorio observar estrictamente nuestra Regla. ¿Dónde iríamos si solo se fuese fiel en las casas que puedo vigilar yo mismo? Hecho esto, no se habrá logrado aún el fin que nos proponemos, hay que imbuirse de nuestro espíritu y vivir únicamente por él.  No necesita explicación.

Carta a Hippolyte Guibert, Julio 29, 1830, EO VII núm. 350

A lo largo de su vida, Eugenio insistió en la prioridad de vivir todos los aspectos de la vida Oblata de acuerdo a los preceptos de la Regla de Vida. En ella se expresó el espíritu proveniente de Dios sobre cómo vivir, orar y evangelizar como Misionero Oblato de María Inmaculada, mismo que comparte hoy en día la familia Mazenodiana completa.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *