SOLICITUD DE TRABAJADORES DE LA VIÑA PARA DIFUNDIR LA FE EN LA TIERRA CONQUISTADA

En esa ocasión, el Obispo de Marsella probó ser mucho más entusiasta que su sobrino. De hecho, el 11 de julio y sin consulta previa con el Fundador,  Fortuné propuso en una carta al Grand Aumonier, que los Oblatos de María Inmaculada fueran enviados a Argelia. Ellos, escribió

Me han rogado encarecidamente solicitar a Su Eminencia el favor de estar entre los trabajadores de la viña que vayan a difundir  la fe en la tierra conquistada. Ninguna comunidad podría ser más adecuada para realizar esta gran tarea.  Nuestros tratos constantes con Argelia, la facilidad con la que se puede aprender el árabe en Marsella e incluso hablar con los originarios de ese país debido al gran número de levantinos que viven en nuestra ciudad, contribuyen aún más a la esperanza de que los Oblatos sean asignados a esta sagrada empresa.”

Al día siguiente, prácticamente con las mismas palabras, el Obispo Fortuné envió la misma solicitud al Príncipe de Polignac [ed. Era el primer ministro y ministro del extranjero de Francia]. El 15 de julio, ordenó se cantara en la Catedral un Te Deum solemne de agradecimiento el siguiente domingo.

Leflon 2 pág. 332

La revolución en París, que comenzó un par de semanas después, terminó con los planes de los misioneros. Habrían de transcurrir diecinueve años para que los Oblatos fueran como misioneros a Argelia en 1849.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *