DESAFIANDO LA INTERFERENCIA DEL ESTADO EN LA LIBERTAD DE LA IGLESIA

Al convertirse en Papa en marzo de 1829, Pío VIII dirigió una carta pastoral a todos los obispos del mundo. El Ministro de Asuntos Eclesiásticos en Francia, el Obispo Feutrier, había prohibido a los obispos de Francia publicarla hasta que el gobierno lo autorizara. Eugenio, quien entonces convalecía en Grans, escribió a su tío en Marsella sobre su respuesta a otro ataque a la libertad de la Iglesia.

Desearía saber si estás dispuesto a cumplir con la absurda directriz del Ministerio. Asumiendo que la carta encíclica del Papa no fuera impresa, no puedo creer que alguien pueda ser forzado a permanecer en silencio, cuando el Pastor Supremo, ejerciendo su prerrogativa como maestro de la Iglesia, instruye a los obispos protestar en contra de ciertos desórdenes que ha denunciado.  Por el contrario, opino que el rebaño debe recibir el alimento, tal como se ha recibido del pastor.

Carta al Obispo Fortuné de Mazenod, Agosto  9, 1829, citada en Leflon 2 pág. 324

Compartió con el P. Tempier el borrador de la carta que había escrito al Ministro, a nombre del Obispo Fortuné:

“Señor, no solo tengo conocimiento de la encíclica de nuestro santo Padre, el Papa Pío VIII, sino que ésta me ha sido enviada directamente, como a todos los obispos del mundo católico, pues gracias a Dios estoy en comunión con la Santa Sede Apostólica”. Analizaré si el proyecto de dicha carta, tal como lo he concebido, debe ser depositado en el registro del obispado como testimonio de fe y para conocimiento de sus sucesores, pues me proponía decir al ministro, que obedeciendo a la voz del superior de los obispos, prevendría  a mi pueblo conforme a sus instrucciones, sobre  todos los puntos que su solicitud marcara como peligros para las almas.

Carta a Henri Tempier, Agosto 16, 1829, EO VII núm. 336.

Puesto que el Estado y la Iglesia se encontraban en un conflicto que se acrecentaba constantemente y que duraría varios años, veremos que Eugenio no podía permanecer inactivo, a pesar de un alto costo para él.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *