LA VISIÓN DE NUESTRA FUNDACIÓN HOY EN DÍA: LA LIBERACIÓN COMIENZA DENTRO DE LA COMUNIDAD MAZENODIANA Y DA TESTIMONIO AL EXTERIOR

Como miembros de la Iglesia profética, los Oblatos han de ser testigos de la santidad y la justicia de Dios, reconociéndose ellos mismos necesitados de conversión. Anuncian la presencia liberadora de Cristo y el mundo nuevo que nace de su resurrección. Escuchan y hacen que se escuche el clamor de los sin voz, que apela al Dios que «derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes» (Lc 1, 52).

CC&RR, Constitución 9

La acción en favor de la justicia, la paz y la integridad de la creación es parte integrante de la evangelización.

CC&RR, Regla 9a

Así  como Misioneros Oblatos de Maria Inmaculada junto a nuestros asociados, nos esforzamos por integrar en nuestro ministerio este aspecto vital de la “presencia liberadora de Jesucristo y del mundo nuevo que nace de su resurrección” (C. 9). Hacemos esto gracias a nuestras prioridades de la JPIC OMI como Congregación.

Estas cuatro Prioridades fueron desarrolladas en 2009 y revisadas posteriormente en 2012, siguiendo un proceso de consulta y discernimiento por parte del Gobierno Central y del Servicio General JPIC OMI. Este proceso tomaba en consideración el mandato del Capítulo de 2010 de “desarrollar una animación actualizada para la misión y para el discernimiento de nuevas estrategias misioneras y de los principales desafíos misioneros”. Es también muy claro que estas prioridades son ad intra: Dar un testimonio fiel de Jesucristo mediante nuestro Carisma Oblato requiere que pongamos en práctica estas prioridades primero en nuestra propia vida comunitaria; y ad extra: La forma en que organizamos nuestra comunidad es nuestro primer compromiso misionero de dar testimonio y de colaborar en la construcción del Reino de Dios, predicado por Jesús, como la Buena Nueva para toda la Creación, para todos los hombres y mujeres.

Kennedy Katongo OMI http://www.omiworld.org/es/information/569/septiembre-2016/

“Todo cristiano es misionero hasta donde haya encontrado el amor de Dios en Cristo Jesús: ya no decimos ser  ‘discípulos’ y ‘misioneros,’ sino más bien que somos siempre ‘discípulos misioneros.’” Papa Francisco La Alegría del Evangelio, n. 120

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *