LA VISIÓN DE NUESTRA FUNDACIÓN HOY EN DÍA: DAR TESTIMONIO FIEL DE JESUCRISTO A TRAVÉS DE NUESTRO CARISMA OBLATO, EXIGE PONER EN PRÁCTICA ESTAS PRIORIDADES

La acción en favor de la justicia, la paz y la integridad de la creación es parte integrante de la evangelización…
Sea cual sea su trabajo, los Oblatos colaborarán, según su vocación, por todos los medios conformes con el Evangelio, en la transformación de cuanto es causa de opresión y de pobreza, contribuyendo así a implantar una sociedad cuya base sea la dignidad de la persona creada a imagen de Dios.

CC&RR, Regla 9a

El testamento del P. Kennedy Katongo para nosotros en esta Constitución concluye con su listado de cuatro prioridades de los Oblatos en el ministerio de Justicia, Paz e Integridad de la Creación:

DERECHOS HUMANOS

Estamos comprometidos a trabajar especialmente en la promoción de los derechos de todos los pueblos, como individuos y como comunidades, con especial énfasis en los pueblos indígenas y en los inmigrantes. Nos comprometemos para que todas las personas puedan ser respetadas en su derecho a la vida, desde la concepción hasta su final natural, a un acceso básico a las necesidades humanas, además del derecho a disfrutar del libre ejercicio de los derechos cívicos, políticos, sociales, religiosos y culturales, y a vivir en una comunidad sana y saludable.

PAZ Y RECONCILIACIÓN

También nos mostramos atentos para incluir en el currículo de la Formación Oblata Primera y Permanente una preparación específica en el área de la resolución de conflictos y de reconciliación a nivel social, religioso y político, por ejemplo entre grupos étnicos de regiones en las que servimos.

SUSTENTABILIDAD ECOLÓGICA Y ECONÓMICA

Estamos comprometidos con una relación integral entre humanidad y naturaleza como dones de Dios, y con la protección del medio ambiente y el compromiso con la ecología.

EDUCACIÓN Y FORMACIÓN

Estamos comprometidos con la promoción de la alfabetización y de la educación como un derecho fundamental a fin de capacitar a las personas en su búsqueda de oportunidades y de una mayor dignidad. Creemos que nuestra preparación y renovación en esta dimensión de nuestra misión deberían estar incluídas en todos nuestros programas de formación. Esto incluye las diferentes etapas de la formación inicial, formación permanente y programas de preparación para las distintas formas de autoridad y gobierno organizados en los diferentes niveles de la Congregación. Actuamos de forma que laicos y oblatos asumamos juntos la responsabilidad de nuestra misión. La doctrina social católica y la formación en JPIC tienen que ser una parte integral de nuestros programas de formación, para oblatos y laicado.

Kennedy Katongo OMI http://www.omiworld.org/es/information/569/septiembre-2016/

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *