LA VISIÓN DE NUESTRA FUNDACIÓN HOY EN DÍA: MOSTRAR AL MUNDO UN ROSTRO MUY HUMANO DE JESÚS, LLENO DE COMPASIÓN Y SOLIDARIDAD

 

Como miembros de la Iglesia profética, los Oblatos han de ser testigos de la santidad y la justicia de Dios, reconociéndose ellos mismos necesitados de conversión. Anuncian la presencia liberadora de Cristo y el mundo nuevo que nace de su resurrección. Escuchan y hacen que se escuche el clamor de los sin voz, que apela al Dios que «derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes» (Lc 1, 52).

CC&RR, Constitución 9

La acción en favor de la justicia, la paz y la integridad de la creación es parte integrante de la evangelización.

CC&RR, Regla 9a

Como Oblatos, miramos el mundo a través de los ojos del Salvador Crucificado para que aquellos que sufren sean fortalecidos con la esperanza del poder de la resurrección (C. 4);

Esta fue la perspectiva de nuestro Fundador S. Eugenio de Mazenod y del carisma oblato.

Como dice el Padre Louis LOUGEN, nuestro Superior General, sobre el Carisma Oblato: “nos inflama un carisma que es único y especial dentro de la Iglesia, que hace que estemos muy cerca de los pobres, los rechazados, los olvidados, la gente que es ignorada por la sociedad, y la gente que no se siente aceptada en la iglesia… mostramos al mundo un rostro de Jesús muy humano, un rostro lleno de compasión y solidaridad.” De esta forma, muchos Oblatos por todo el mundo trabajan con, entre y para los pobres y desempeñan por tanto este ministerio aun cuando no utilicen esta terminología de JPIC.

Kennedy Katongo OMI (http://www.omiworld.org/es/information/569/septiembre-2016/)

“Los pobres son siempre proféticos. Como los profetas verdaderos, siempre señalan, revelan el diseño de Dios. Es por ello que debemos darnos tiempo para escucharlos, para estar cerca de ellos, pues hablan en voz baja y no frecuentemente; temen hablar en voz alta, carecen de confianza en ellos mismos por haber sido oprimidos. Pero si les escuchamos, nos llevarán de nuevo a lo esencial.” Jean Vanier

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *