DOSCIENTOS AÑOS DESPUÉS: EL LLAMADO A EXPRESAR NUESTRA GRATITUD A TRAVÉS DE UNA RENOVADA  APRECIACIÓN DE NUESTRAS REGLAS

¿Qué acciones de gratitud, dignas de tal favor podremos ofrecer al Dios tan bueno y tan grande?

Al continuar con su reflexión sobre el significado de la aprobación papal, Eugenio insiste en que la única forma en que podemos responder a la bondad de Dios hacia nosotros, es siendo fieles a nuestra oblación, para ser portadores de la Palabra más comprometidos y de llevar vida a través de una mayor apreciación del significado de nuestras Constituciones y Reglas.

¿Qué acciones de gratitud dignas de tal favor podremos ofrecer al Dios tan bueno y tan grande? ¿No hemos de cumplir los deberes de nuestra santa vocación, llenos del fuego de la piedad y una diligencia y alegría mayores que nunca?
Si hasta ahora, como ensayo, amoldando nuestra vida a esa Regla que nos es tan querida y que por su santo ordenamiento ha merecido el apoyo de los ilustres y venerados jefes de las diócesis que desde hace diez años recorremos sin cesar, predicando la penitencia, si hasta ahora, como portadores de la palabra de vida, hemos difundido la luz en los pueblos que hemos evangelizado, ¿qué ha de ser en adelante, ahora que, con la fuerza y el apoyo otorgado por la Autoridad Apostólica a nuestro Instituto así como a nuestras Reglas y Constituciones, nuestra Sociedad, todavía tan joven y reciente, se ha visto enaltecida con la dignidad de Congregación religiosa, igual que las venerables Sociedades que nos han precedido, por ejemplo, la de los sacerdotes de la Misión de San Vicente de Paúl, la del Santísimo Redentor, la de la Santísima Cruz y Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, etc.?

Carta a todos los Oblatos, Marzo 25, 1826, EO VII núm. 232

 Nuestra historia de 200 años podría ser resumida como una de fidelidad al espíritu de las Reglas recibidas de la Iglesia, a través de San Eugenio. En el espíritu de esta carta, Eugenio invita a cada uno de nosotros a celebrar este parteaguas, mirando hacia la historia previa del fruto misionero que dichas Reglas han producido. Luego nos invita a responder familiarizándonos más profundamente con nuestra Regla de Vida actual como Oblatos, y a hacerlas en forma más consciente la base de nuestra renovación personal y comunitaria estratégica. Cada miembro de la familia Mazenodiana extendida es invitado a hacerlo con la Regla de Vida particular a la que estamos comprometidos.

 

“Los mejores atletas comprenden que para hacer su mayor esfuerzo, deben alternar períodos de desempeño intenso con períodos de renovación estratégica.”   Robin S. Sharma

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *