LIMITACIONES: CONVERTIR LIMONES EN LIMONADA

La enfermedad y pérdida de la voz, no permitió a Eugenio participar por completo en la misión en Barjols, no teniendo más opción que aceptarlo y hacer lo mejor posible ante la situación:

Hay que tener paciencia, ya que Dios lo quiere así.

Carta a Henri Tempier, el 10 de noviembre 1818, E.O. VI n.32

Henri Tempier, quien había permanecido en Aix y era su director espiritual, le conocía bien y pudo identificarse con él, dándole un aspecto positivo:

A pesar de este programa, lo que me molesta, sin embargo, es verle contrariado por ser un simple espectador, sin poder hacer nada más. Sé que no hay nada más doloroso.
Pero, de una vez por todas, debe comprometerse a ello y verlo entonces como la voluntad de Dios, quien tal vez espere que con su ejemplo logre lo que no pueda con palabras.
Podría estar en oración con más frecuencia, presentarse ante el Santísimo Sacramento más a menudo, llevar gracia a sus hijos, que la necesitan tanto como para ellos, como para los pecadores que se les acercan.

Carta de Henri Tempier a Eugenio de Mazenod, el 11 de noviembre 1818,
E.O. II 2, n.11

 

“He aprendido que los errores pueden a menudo ser tan buen maestro como el éxito.” Jack Welch

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *