RESPONDIENDO A LOS MÁS ABANDONADOS QUE SE ENCONTRABAN ENFERMOS EN CASA

Al responder a las necesidades de los más abandonados, el Obispo Eugenio escribió en su diario: 

Circular anunciando la fundación de lo que desde hace tiempo deseaba formar, a favor de la servidumbre.

Su preocupación también era por quienes estaban enfermos en casa y eran muy pobres para pagar la atención médica y hospitales, orillándolos al sufrimiento y a menudo a morir en casa. Las Hermanas que se hicieron cargo del ministerio eran enfermeras e iban a casa de los enfermos a cuidarlos: 

Adjunto el anuncio de un establecimiento de religiosas enfermeras de las que hay tanta necesidad en Marsella. Creo que las dos fundaciones serán recibidas gratamente.

Diario de Eugenio de Mazenod, Diciembre 12, 1840, EO XX

 

 Ambas obras se confiaron a las Hermanas de la Esperanza de Burdeos, rama de la Congregación de la Sagrada Familia, fundada por el padre Noailles.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *