ACTUALMENTE BUSCAMOS SEÑALES CON DESESPERACIÓN, SIN EMBARGO SOLO HAY UN ENFOQUE PERDURABLE

«Señor, danos siempre este pan», le dijeron.  Jesús les dijo: «Yo soy el pan de la vida; el que viene a Mí no tendrá hambre, y el que cree en Mí nunca tendrá sed. (Juan 6:34-35

En el Evangelio de hoy (Juan 6:30-35) vemos que la gente busca pan y pide una señal como la que Moisés había dado a sus ancestros siglos antes: maná en el desierto.

Jesús entonces les invita a reconocer en él la señal e ir más allá de la existencia física, al don de Dios que da vida.

Al venir a él su hambre será satisfecha.  Si creen en él, nunca tendrán sed por nada más.

El téologo Bultmann describe la revelacion de Dios como la destrucción de toda imagen que el deseo de una persona crea; así, la prueba real del deseo de alguien por la salvación es creer incluso cuando Dios actúa de forma completamente diferente a la expectativa de esa persona.

La vida de San Eugenio fue guiada por su hambre y sed de vivir según el deseo de Dios:

No hay porqué preocuparse cuando se ha hecho lo mejor posible. Hasta del error de los hombres se sirve Dios para llegar a sus fines. Ignoro lo que me pide, todo lo que sé es que gobierna con su sabiduría a quienes tienen como único propósito trabajar por su gloria… Si Dios lo ha decidido de otro modo, dirigirá los acontecimientos e inclinará la voluntad de sus criaturas para llegar a sus fines.. (1833)

Actualmente buscamos señales con desesperación, sin embargo solo hay un enfoque perdurable: “el que viene a Mí no tendrá hambre, y el que cree en Mí nunca tendrá sed»

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a ACTUALMENTE BUSCAMOS SEÑALES CON DESESPERACIÓN, SIN EMBARGO SOLO HAY UN ENFOQUE PERDURABLE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *