LA  CONVENIENCIA,  MÁS  IMPORTANTE  QUE  LA  CEREMONIA  RELIGIOSA  

El Obispo Eugenio reflexiona en su diario:

Funeral del conde Pagano, cónsul general de Cerdeña, caballero de San Mauricio. Su calidad de cónsul de Cerdeña y caballero de San Mauricio, junto con las atenciones que tuvo conmigo durante su vida, me hicieron decidir asistir a su funeral para rezar el responso. Avisé a la familia con una carta muy cortés.
Grande fue mi sorpresa al llegar a San Carlos, parroquia del difunto, y enterarme que no habría misa solemne en el  funeral, aunque el difunto había dispuesto lo contrario. Se lo reproché a quien vino a disculparse a nombre de la familia, que se había comprometido a no retener mucho tiempo en la iglesia a la comitiva. Expresé mi reprobación por una complacencia tan contraria al espíritu de la Iglesia y les notifiqué no saldría para el responso, como me había propuesto.
 Espero que con esto el señor cura aprendiera también que no es conveniente prestarse a los caprichos poco religiosos de las familias. Era el tercer ejemplo consecutivo de esa especie en la parroquia de San Carlos. 

Diario de Eugenio de Mazenod, Febrero 4, 1837, EO XVIII

¡Puede que no haya cambiado! ¿Con qué frecuencia nos piden sacrificar una verdadera celebración sacramental en favor de la recepción nupcial o a la conveniencia de los directores de funeral?

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *