ES   TOTALMENTE   CONTRARIO  A    LAS   REGLAS  MANTENER   ESE  CONTINUO TRABAJO EXTERNO

En nuestro atareado estilo de vida multifacético, es necesario  que escuchemos el llamado de Eugenio a un equilibrio entre la actividad y la espiritualidad. 

Veo con preocupación que se han sobrecargado de trabajo y de ningún modo lo apruebo; tiene el doble inconveniente de agotarles y mantenerles demasiado tiempo fuera de casa.  Es totalmente contrario a las Reglas mantener ese continuo trabajo externo.

Eugenio recuerda al joven superior la necesidad de balancear el celo misionero y la vida religiosa, entre el “hacer” y el “ser”. 

Dejemos a un lado cualquier pensamiento demasiado humano. Si los misioneros de Lyon son llamados, que Dios bendiga su trabajo. Pero cuide no  abusar de su energía. En nombre de Dios, hay que volver a la comunidad para renovarse en el espíritu de la vocación, de lo contrario, se acabarán nuestros misioneros; pronto solo serán unos platillos que aturden…

Para lograrlo, el líder de la comunidad tenía dos importantes herramientas a su disposición. La primera era la Regla Oblata como norma objetivo a la que todos estamos comprometidos. La segunda era la “conferencia teológica” semanal, que normalmente era la lectura en comunidad de un libro religioso enfocado al crecimiento espiritual del grupo…

Sobre ti pesa la responsabilidad y es mi deber advertírtelo. Pon mucho cuidado en la estricta obediencia de las Reglas; entre otras cosas, recuerda que la conferencia teológica es obligatoria.

Carta a Bruno Guigues, Mayo 27, 1835, EO VIII núm. 516

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *