CAMINAR… RENUNCIAR… RENOVAR… BUSCAR CONTINUAMENTE

Pablo nos dice: “Por lo demás, hermanos, todo cuanto hay de verdadero, de noble, de justo, de puro, de amable, de honorable, todo cuanto sea virtud y cosa digna de elogio, todo eso tenedlo en cuenta” (Filipenses 4:8).

Eugenio nos dice:

Siempre la obligación de seguir las huellas de Jesucristo en nuestras personas: Meditaremos especialmente… en las virtudes de nuestro Señor Jesucristo, pues deben ser obvias en la vida de nuestros miembros.

Notas de Retiro, Octubre 1831, EO XV núm. 163

En el Prefacio de nuestra Regla de Vida, hace una lista de las siguientes virtudes de Jesús, en las que desea sus Oblatos mediten y las hagan obvias en sus vidas:

¿Qué han de hacer a su vez los hombres que desean seguir las huellas de Jesucristo, su divino Maestro, para reconquistarle tantas almas que han sacudido su yugo? Deben trabajar seriamente por ser santos, y caminar resueltamente por los senderos que recorrieron tantos obreros evangélicos, que nos dejaron tan buenos ejemplos de virtud en el ejercicio del mismo ministerio al que ellos se sienten llamados. Deben renunciar por completo a sí mismos, sin más miras que la gloria de Dios, el bien de la Iglesia y la edificación y salvación de las almas. Deben renovarse sin cesar en el espíritu de su vocación, vivir en estado habitual de abnegación, y con el empeño constante de alcanzar la perfección. Deben trabajar sin descanso por hacerse humildes, mansos, obedientes, amantes de la pobreza, penitentes y mortificados, despegados del mundo y de la familia, llenos de celo, dispuestos a sacrificar bienes, talentos, descanso, la propia persona y vida por amor de Jesucristo, al servicio de la Iglesia y santificación de sus hermanos

Prefacio

¿Cuáles son las virtudes de Jesús de las que debo aprender en mi vida cotidiana, para caminar/renunciar/renovar/ y buscar continuamente?

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *