REENFOCARNOS: MIREN LA REGLA COMO NUESTRO CÓDIGO, A LOS SUPERIORES COMO A DIOS

Miren la Regla como nuestro código, a los superiores como a Dios, a los hermanos como a nosotros mismos en otros.

Carta a Hippolyte Guibert, Julio 29, 1830, EO VII núm. 350

La expresión “Miren… los superiores como a Dios” puede parecer sorprendente y tal vez nos sintamos tentados a pensar que es casi blasfema. Nuestra Regla de Vida actual aclara lo que Eugenio deseaba comunicar:

Los superiores son un signo de la presencia del Señor, que está en medio de nosotros para animarnos y guiarnos.” CC&RR, Constitución 81

Los Misioneros Oblatos nacieron porque Dios deseó que existiéramos en la Iglesia. Eugenio nunca se apartó de la convicción de que Dios le había llamado y encomendado el carisma de su familia misionera. De esta forma, el superior de la comunidad debía ser visto como elegido para una función proveniente de Dios, representando y reflejando la presencia de Dios en ella.

“Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” (Mt 18:20)

Nuestra Regla de Vida continúa acerca del papel de los superiores de la comunidad:

Impulsan a sus hermanos a vivir de acuerdo con su vocación de Oblatos, al mismo tiempo que les ofrecen el apoyo que necesitan. A ellos incumbe, en un espíritu de corresponsabilidad, dirigir su comunidad, tomar las decisiones, alentar las iniciativas y poner en marcha los planes de acción en conformidad con el espíritu y las normas de las Constituciones y Reglas. Han de saber delegar su autoridad y confiar responsabilidades. CC&RR, Constitución 81.

Una pregunta: ¿verían los coordinadores de los nuestros diferentes grupos Mazenodianos una invitación a ser parte de ello en el ministerio con sus grupos? Me gustaría leer sus reacciones…

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *