¿CUÁNDO TERMINARÁN MIS ANGUSTIAS?

En medio de una carta al P. Jeancard en la que trata asuntos de los Oblatos, Eugenio tiene un momento en el que comparte algo personal, revelando su sufrimiento

¿Cuándo terminarán mis angustias? Desde Todos los Santos de 1828 no he tenido un solo día que no haya estado lleno de amargura.

La enfermedad y muerte de Marius Suzanne y la enfermedad y casi muerte de  Hippolyte Courtès le habían agotado tanto, que él mismo había caído enfermo y estado a punto de morir. Siguieron varios meses de lenta convalecencia en Grans y después en la casa de su hermana en St. Martin de Palliéres.

El pasado, presente y futuro pesan en mi corazón por igual; no concibo cómo puedo existir. Aun así estoy recuperando la  fuerza, probablemente en la proporción en que la necesito para soportar tan grandes pruebas. Sufrí mientras viví en…, estoy mejor desde que llegué aquí, pero me presionan para que salga. ¿Qué haría en otro lugar? El médico no quiere en absoluto que esté ocupado. ¡Ah! Si Dios hubiese permitido que muriera cuando todo estaba preparado, cuántas penas me hubiera ahorrado;

Un momento de depresión en su vida, acrecentado por la grave enfermedad de su sobrina de 19 años, Nathalie – motivo de que pasara algunos meses en la casa de su hermana.

pero que se cumpla su santa voluntad, a pesar de la oposición natural, sacudida en sus sentimientos más fuertes. Pero no escribo para mortificarte con mis penas.

Carta a Jacques Jeancard, Septiembre 26, 1829, EO VII núm. 337

Aún en los momentos más difíciles, nunca titubeó la fe de Eugenio a la luz del Salvador. Jesús le había abrazado en la Cruz, reconociendo  y viviendo su respuesta de oblación en cualquier situación.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *