A TRAVÉS DE LOS OJOS DE NUESTRO SALVADOR CRUCIFICADO: UNA VOCACIÓN TAN EVIDENTE COMO EL SOL DEL MEDIODÍA EN EL DÍA MÁS HERMOSO

EL Padre Magy, quien acompañó a Eugenio en su discernimiento vocacional, le había escrito varias cartas muy alentadoras  – de las que Eugenio escribió:

Lamento que las demás cartas de este santo religioso, colmadas del Espíritu Santo, tan experimentado en la dirección de las almas, hayan sido perdidas. Eran muy esclarecedoras y llenas de sabiduría. La persona a quien se las encomendé, las incineró por falta de atención.

Nota de Eugenio al calce de una copia de tres extractos de las cartas del Padre Magy (Archivo General Oblato en Roma)

La conclusión convencida y convincente del Padre Magy para el proceso de discernimiento de Eugenio fue:

En vista de la convergencia de tantas circunstancias, no tendría caso mayor investigación y debates; tu vocación es tan evidente como el sol del mediodía en el día más hermoso…

Una vocación discernida a través de los ojos del Salvador, para ser cooperador del Salvador como sacerdote.

El segundo extracto muestra cierta lucha de Eugenio con su madre, quien se oponía a la idea de que fuera sacerdote.

Lo habría considerado imprudente de mi parte, si por iniciativa propia, te hubiera inducido a tomar el sagrado ministerio, alejándote de una distinguida familia, para quien eres la única esperanza y consuelo. Pero el Maestro Soberano que tiene mayor derecho sobre el primogénito, deseó inspirarte con este pensamiento e imponer sobre ti, como lo hizo con Abraham, tan doloroso sacrificio.  (Agustín Magy a Eugenio, 1807 – 1808)

Hoy en día, en nuestra espiritualidad Mazenodiana se trata de una invitación a reflexionar sobre nosotros mismos y el desarrollo diario de nuestra vocación bautismal, a través de los ojos del Salvador.

DeMazenod_200th_banner Spanish

“Cada quien tiene su vocación o misión específica en la vida; todos debemos realizar una asignación concreta que reclama ser completada. Es por ello que no puede ser reemplazado, ni su vida puede repetirse, así, la tarea individual es única, al igual que su oportunidad específica de implementarla.”   Viktor E. Frankl

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *