A TRAVÉS DE LOS OJOS DE NUESTRO SALVADOR CRUCIFICADO: LA NECESIDAD DE DIRECCIÓN ESPIRITUAL EN EL DISCERNIMIENTO

El trayecto espiritual requiere acompañamiento y discernimiento. En el caso de Eugenio, el viaje espiritual parecía llevarle hacia el sacerdocio – buscó ayuda para discernir:

con haber consultado en París a uno de los mejores directores que existen en el mundo

Carta a su madre, Marzo 23-24, 1809, EO XIV núm. 49

Se refiere al Padre Sulpiciano Antoine Duclaux, a quien consultaba por carta y quien no solo alentó a Eugenio a convertirse en sacerdote, sino que le guió como director espiritual en todas las decisiones importantes en los siguientes 20 años. (“Duclaux” en el Diccionario Histórico Oblato, I)

La segunda persona de la que solicitó ayuda en su discernimiento fue el Padre Augustine Magy, quien había sido sacerdote jesuita, hasta su represión:

Fue a ese santo sacerdote al quien escribí detalladamente, contándole lo que había en mi interior

Carta a su madre, Marzo 23-24, 1809, EO XIV núm. 49

DeMazenod_200th_banner Spanish

“Nuestro Dios es más grande que nuestro propio corazón y mente y somos tentados muy fácilmente a realizar lo que nuestro corazón desea y lo que nuestra mente especula de la voluntad de Dios. Por lo tanto, necesitamos guía, un director, un consejero que nos ayude a distinguir entre la voz de Dios y todas las que provienen de nuestra propia confusión o de los ocultos poderes más allá de nuestro control.”    Henri Nouwen

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *