LA SOLICITUD DE UN OBISPO, QUE NO CORRESPONDE A NUESTRO CARISMA

Marius Suzanne, convaleciente de su grave enfermedad, había recibido la invitación del Obispo de Aix para ser su secretario. Eugenio sentía que ello no mantendría el espíritu de los Oblatos, por lo que escribió al P. Courtès, superior en Aix, donde se recuperaba el P. Suzanne

… Un palacio y los cuidados de un ilustre Prelado, es demasiado para un pobre religioso que después de su convalecencia necesitará volver pronto a la observancia de una vida regular, si no quiere correr el riesgo de condenarse. Sería uno digno de lástima si solo pudiera recuperarse por ese medio.

Carta a Hippolyte Courtès, Julio 15, 1827, EO VII núm. 272

Eugenio señaló su oposición al mismo Marius Suzanne, y cómo el Obispo no apreciaba el valor de la vocación de los misioneros en su diócesis.

Me proponen te envíe a San Antonino, con la convicción de que en ese puesto honorable, donde solo tendrías que hacer la oración de la mañana y de la tarde, celebrar la misa y acompañar al prelado, podrías recuperarte por completo… La propuesta es tan en serio que probablemente ocasione un disgusto cuando me la mencionen de nuevo.. ¿Estos ofrecimientos? no sólo por causa de Jesús. Creerás estar soñando cuando leas esto, sin embargo es así. ¿Es posible que conozcan tan poco la dignidad de nuestra profesión? Cada vez quedo más sorprendido. No la olvidemos, al menos nosotros mismos; y que la santidad de nuestra vida se imponga de forma que nos evite la humillación de ciertos favores.

Carta a Marius Suzanne, Julio 18, 1827, EO VII núm. 273

 Actualmente vemos esto como una invitación a discernir las solicitudes recibidas para nuestro ministerio: ¿cómo se conforman algunas de las exigencias de nuestro tiempo y energía al enfoque Oblato?

This entry was posted in cartas and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *