TODOS SE RINDEN COMO CORDEROS DESPUÉS DE HABER JURADO BURLARSE DE TODOS LOS ESFUERZOS DE NUESTROS PADRES

Recordando que la persecución de la Revolución Francesa a la Iglesia había terminado solo 11 años antes, podemos comprender la importancia del ministerio de la misión parroquial de los Oblatos, en un mundo que estaba lejos de ser religioso. Un grupo de Oblatos se encontraba evangelizando en el pueblo de Roquevaire, superando las más severas críticas

Me vi obligado a mandar al P. Guibert a Roquevaire, y acabo de encargar a un vicario de la ciudad ayudarles a confesar. El párroco llora continuamente al ver lo que se realiza ante él: los terroristas, los radicales, los libertinos, todos se rinden como corderos, después de haber jurado burlarse de todos los esfuerzos de nuestros Padres…

Carta a Marius Suzanne, Marzo 20, 1827, EO VII núm. 268

 El secreto del éxito de los Oblatos no era lo brillante de su predicación ni la persuasión intelectual (la mayoría era bastante pobre en este aspecto), sino el ejemplo dado por la calidad de su vida como personas, comprometidas por completo a Dios y su cercanía con la gente a la que servían.  Era su “ser” para “hacer” lo que transformaba a sus críticos en corderos

 

“Ganamos con ternura. Conquistamos a través del perdón.”   Frederick William Robertson

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *