NUNCA PONGAN EN PELIGRO LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES

Poco después de la misión de los Oblatos en Digne, Eugenio escribe acerca de una   confrontación con el Obispo de Gap, la diócesis vecina, en donde se localizaba el santuario de Laus. Evidentemente, Eugenio, cuya vida había cambiado a los pies de la Cruz, al experimentar personalmente la misericordia de Dios, nunca pondría en riesgo el guiar a los demás a la misma experiencia de misericordia, aun si ello ocasionara una ruptura con las autoridades locales.

El obispo de Gap se niega descortésmente a proporcionarnos un candidato.
Me envió cinco proposiciones de moral sobre las cuales me pide una respuesta categórica, diciéndome que queda en riesgo su responsabilidad. Le escribí una epístola que bien podría provocar una ruptura..

Carta a Hippolyte Courtes, Enero 31, 1827, EO VII núm. 261

En un pie de nota a esta carta, el Padre Beaudoin nos presenta un antecedente. “El Obispo Arbaud había escrito al Fundador, el 22 de enero, para quejarse en especial acerca del P. Touche. El P. de Mazenod respondió que los Oblatos seguían la enseñanza moral del Beato Alfonso de Liguori. En septiembre, escribió nuevamente al Prelado, esta vez no para defenderse, sino para atacar: ‘En persona y al dirigirse a mí, está lleno de bondad, pero al escribirme, uno pensaría que su tintero contiene amargura’…”

 

“Cambia tus opiniones, mantén tus principios; cambia tus hojas, mantén intactas tus raíces.”    Víctor Hugo

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *