USTEDES SON SÓLO DOS Y BUSCAN TRABAJO SUFICIENTE PARA SEIS

Nueve días después de sus instrucciones al P. Mie, la paciencia de Eugenio con el celo mal ubicado de este misionero, comienza a  desaparecer.

Le había dicho que no predicara más que una misión cuando salió de Marsella y hasta le había fijado el tiempo, para que descansara antes del retiro de Fuveau, que debía ser inmediatamente antes del nuestro, y se mete usted en un problema del que no puede salir. Son sólo dos y buscan trabajo para seis. Van de un pueblo a otro, separándose, contra el deseo de nuestras Reglas que bien conocen, y sin siquiera considerar el menor descanso para usted y su compañero. Por más que le digo que se detenga, que tome aliento, siempre está en movimiento.

Carta a Pierre Mie, Octubre 11, 1826, EO VII núm. 257

 

“Cuídate de la aridez de la vida ocupada.”   Sócrates

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *