EL CAPÍTULO GENERAL DE 1826: EL FELIZ INICIO DE UNA NUEVA ERA PARA LOS OBLATOS

Al concluir el Capítulo, todos renovaron sus votos y escucharon el exhorto final del  Fundador:

“Este es el felíz inicio de una nueva era para la Sociedad. Dios ha ratificado los planes que esbozamos para su gloria…”

PIELORZ, J., Les Chapitres généraux I, p. 76.

Rey registra las Actas del Capítulo General:

Finalmente, la sesión de clausura tuvo lugar la mañana del 13 de julio. Todos los Padres Capitulares se reunieron en la capilla de la casa del Calvario, donde se reunían los demás miembros de la Congregación, sacerdotes y novicios Oblatos. Después de recitar las oraciones, el Muy Reverendo Superior General celebró la Misa del Espíritu Santo, con el Sagrado Sacramento expuesto. Dió a todos sus hijos un discurso muy conmovedor sobre la excelencia de su vocación y luego pronunció la fórmula de los votos en latín, como había sido aprobada en Roma. Fue escrita y él la firmo, colocándola en el altar. Todos los profesos llegaron en forma sucesiva a repetir la misma fórmula, también escrita y firmada por ellos, colocándolas después en las manos del  Superior General, quien las colocó con la de él. Una vez que terminó la renovación de votos, entonaron el Te Deum como acción de gracias y concluyeron la oración con la bendición solemne del Santísimo Sacramento.

Al salir de la capilla, los miembros del capítulo fueron al salón capitular, donde todos los Oblatos y novicios fueron admitidos. Ahí, después de un nuevo exhorto, los Padres Capitulares solicitaron al Muy  Reverendo Superior General, permitir que todos los miembros de la Sociedad se arrodillaran a sus pies para realizar el acto de obediencia prescrito por la Regla, cuando el Superior General acaba de ser elegido. “El humilde Superior accedió con dificultad a la solicitud,” dicen las Actas del Capítulo, “después de besar de rodillas el crucifijo que se encontraba en su escritorio. Acto seguido dio la bendición papal.” (Rey I pág. 397: Actas del Capítulo General de 1826.)

El Capítulo General también decidió que de ahí en adelante, el aniversario de la aprobación de las Constituciones y Reglas, sería celebrado en forma solemne el 17 de febrero.

También decidieron que al final de su retiro anual, todos los Oblatos renovarían siempre sus votos.

 

“Desarrolla una actitud de gratitud y agradece todo lo que te sucede, sabiendo que cada paso adelante es un paso más para lograr algo mayor y mejor que tu situación actual.”   Brian Tracy

Esta entrada fue publicada en escritos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *