EL CAPÍTULO GENERAL DE 1826: RATIFICANDO TODO LO LOGRADO EN ROMA

El día diez del mismo mes, a las 9 pm, se reunió el cuarto capítulo general en Marsella, en la Casa del Calvario, para promulgar las cartas apostólicas aprobando las constituciones y el establecimiento canónico de la Congregación de los Oblatos de María Inmaculada.

Se inauguró en Marsella, en la capilla de la casa del Calvario, el 11 de julio de 1826, a las cinco de la tarde.

El Santísimo Sacramento fue expuesto solemnemente; cantaron “Veni Creator” y “Sub tuum”, en forma solemne. Después los Padres Capitulares fueron en procesión al salón de la Comunidad; eran doce …

El Muy Reverendo Padre Superior General inició presentando a los capitulares la copia de las Constituciones aprobadas por el Soberano Pontífice, el Papa León XII.  Después leyó la aprobación; a continuación, con voz temblorosa, exhortó a todos los miembros de la Sociedad a prometer observar en forma infalible la Regla,  aprobada por la Iglesia e impuesta a nosotros por Dios mismo, dijo.

Los Padres en el Capítulo, igual de conmovidos, respondieron con voz mezclada con lágrimas, que prometían hacerlo.

Entonces pidieron al Muy Reverendo Superior General escribir, a nombre de toda la Sociedad, una carta a Su Santidad, para expresar la gratitud de la Congregación, asegurándole de su firme resolución de ser fieles a las Reglas que había aceptado aprobar.

Rey I, pág. 396

 

“Al expresar nuestra gratitud, no debemos olvidar nunca que el mayor agradecimiento no es pronunciar palabras, sino vivir de acuerdo a ellas.”    John F. Kennedy

Esta entrada fue publicada en escritos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *