LOS HERMANOS RELIGIOSOS EVANGELIZAN A TRAVÉS DE SUS TALENTOS

Desde el momento en que los Oblatos se convirtieron en congregación religiosa en 1818, el pertenecer a ellos estuvo abierto a hombres que quisieran ser misioneros, ya fuera como sacerdotes o hermanos. Al principio hubo muy pocos que se unieron como Hermanos, poniendo su talento personal al servicio de la misión. En Roma, Eugenio conoció a muchos Hermanos de otras congregaciones que le impresionaron.

El Hermano que me sirve desearía seguirme a toda costa: todavía es sólo novicio, tiene 20 años y es zapatero de oficio. Es un joven encantador, que sabe algo de costura y cocina. Me cuesta aceptar su deseo, pero es duro para nosotros no tener Hermanos, mientras que aquí sobran; entre otros, tienen tres alemanes valiosos un Perú. Uno es carpintero, otro cocinero, y el tercero sastre.

Carta a Henri Tempier, Enero 28, 1826, EO VI núm. 221

Actualmente:

“En todas partes, los Hermanos participan en la obra misionera de la construcción de la Iglesia, especialmente en los territorios en que la Palabra se proclama por primera vez. Enviados por la Iglesia, su servicio técnico, profesional y pastoral, así como el testimonio de su vida, constituyen su ministerio de evangelización.” CC&RR, Regla 7 c

 

“La unidad es fortaleza… se pueden lograr maravillas cuando existe el trabajo en equipo y la colaboración.” Mattie Stepanek

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *