FORMACIÓN: JÓVENES QUE LLEGAN AL NOVICIADO SIN SABER DE LO QUE SE TRATA

La carta de Henri Tempier no se refería solamente a la mala conducta de Vachon, sino también a la salida de 5 jóvenes del noviciado sin haber pronunciado votos. Esto llevó a Eugenio a reflexionar seriamente en la formación de los Oblatos en el noviciado.

Reflexionad sobre lo que os he dicho en una de mis cartas, sobre nuestro noviciado. No está montado a mi gusto. Es una gran desgracia que sea así. Es absolutamente necesario que no estén de novicios sino aquéllos que quieren ser verdaderamente tales, que solicitan ese favor como una gracia, sobre el propósito de los cuales se pueda contar. 
Era esencial que cualquier candidato que se uniera a los Oblatos estuviera convencido sobre lo que hacía y tuviera las cualidades necesarias para ser misionero.
¿Qué son esos niños que vienen sin saber ni siquiera de qué se trata, que no tienen ninguna disposición para el recogimiento, que tienen un espíritu ligero, en una palabra, un sesgo malo? Todo cuanto veo desde que estoy en estas regiones, no se parece en nada a eso. ¡Qué modestia, qué sumisión, qué piedad! Al pasar por Turín, por Génova, por Viterbo. Aquí, cuantos pecados de envidia no habré hecho, o por lo menos, cuánto no habré suspirado en pos de la dicha de ver un espíritu parecido para establecerse entre nosotros. Todo el mal está ahí. Es urgente proveerlo para el futuro.

Carta a Henri Tempier, Noviembre 26, 1825, EO VI núm. 208

 Nuestra Regla de Vida actual nos dice:

«El noviciado, período de iniciación del candidato en la vida religiosa oblata, está orientado hacia un compromiso público en la Congregación… Bajo la guía del Maestro de novicios, los aspirantes se aplican a captar el sentido de la vida consagrada. Así pueden discernir más claramente el llamamiento del Señor y disponerse, en clima de oración, a responder al mismo.»   CC&RR, Constitución 55

 

“La mayoría de los novicios se visualizan como maestros –y están satisfechos con la idea. Es por ello que hay tan pocos maestros.” Jean Toomer

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *