INTERDEPENDIENTE EN NUESTRAS VIDAS

Eugenio mantenía contacto con todos los Oblatos en Aix y Laus desde Marsella, mostrando interés por la vida y espíritu en cada comunidad y sus miembros. La única forma de comunicarse regularmente era a través de cartas. Debido a ello, Eugenio adquirió la costumbre de pasar los días cercanos al primer viernes de cada mes, con la comunidad en Aix.

Te mando muy expresamente pidas el permiso de comer carne esta cuaresma y consultar al Sr. de Astros para que decida que no puedes ayunar Si hay algún otro en la casa, como el P. Sumien por ejemplo, que no pueda tampoco ayunar, le harás comer en una segunda mesa. Adiós.
Las elecciones me impiden estar en Aix al primer viernes de mes. 

Carta a Hippolyte Courtès, Marzo 1°, 1824, EO VI núm. 131

 

Algunos días después, se disculpó por haber faltado a este importante momento con la comunidad:

Te escribo una nota para que sepas cuánto lamento no haber podido estar este mes en nuestro encuentro del primer viernes. 

Carta a Hippolyte Courtès, Marzo 10, 1824, en YENVEUX, IV, 122.

 

“Unidos por la obediencia y la caridad, todos, sacerdotes y Hermanos, somos solidarios en nuestra vida y actividad misionera, aun cuando, dispersados para el servicio del Evangelio, no podamos disfrutar más que en breves intervalos de las ventajas de la vida común.Cada comunidad, ya sea casa ya distrito, adopta el ritmo de vida y de oración que mejor responda a su fin y a su apostolado”                    OMI CC&RR Constitución 38

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *