EL CUIDADO PASTORAL CONTÍNUO POR EL BIENESTAR DE LOS EVANGELIZADOS A TRAVÉS DE UNA MISIÓN PARROQUIAL

Del 14 de enero al 25 de febrero de 1821, Eugenio y los Misioneros habían predicado una extenuante misión en el pueblo de Brignoles. Como era su costumbre, los Misioneros deseaban programar las fechas para una visita posterior al año siguiente. El párroco del lugar se había negado y escrito una carta calumniosa a Eugenio, quien respondió en términos fuertes a las acusaciones.

Lo que me sorprende es la crucial importancia de la preocupación de los Misioneros por el bienestar de la gente del lugar. Habían pasado seis semanas evangelizándoles y deseaban consolidar el bienestar espiritual que habían iniciado.

Señor Párroco, tal vez haya sido yo demasiado sensible a sus procedimientos; tal vez haya expresado con demasiada claridad un sentimiento demasiado vivo. Si es así, no pretendo disculparme;
sin embargo, qué hombre no se sentiría herido vivamente, viendo cómo Ud. pone tanto cuidado para apartarnos de sus feligreses (cuando la vuelta de misión), cuando cualquier otro, en semejante circunstancia, hubiera hecho todo lo posible para acercarnos a ellos. No crea que el justo descontento que le expreso tenga otros motivos que el deber que nuestro carácter [ed. misionero] nos impone.
Considerando las cosas humanamente, poco nos importaría reaparecer por su parroquia para la vuelta de misión; nosotros sólo queremos consolidar, con nuevos cuidados, una obra tan felizmente iniciada. Si se lo pedía, era para mayor bien y en contra de mi inclinación y mis necesidades que pedían descanso. De haber tenido Ud. buenas razones para retrasar esos ejercicios, considerados en todas partes necesarios después de una misión, le era fácil decírmelo educadamente, sin acudir a una verdadera difamación. ¿No fue por su apremiante petición por lo que fuimos, durante dos meses enteros, sacrificando nuestro descanso y nuestra salud, para servir a su pueblo?

Carta al Párroco de Brignoles, Agosto 23, 1821, EO XIII núm. 39

 

Si encuentras en tu corazón el cuidar de alguien más, habrás tenido éxito.”   Maya Angelou

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *