NO TAN ÚTIL COMO LOS DEMÁS DE LA COMUNIDAD

El joven Bourrelier no era feliz porque se consideraba menos útil que los que le rodeaban. Aquí, Eugenio le animó remarcándole que sea lo que fuese lo que se le pedía que hiciera en la casa, como servicio a la comunidad o a su Regla, era una invitación a buscar la presencia de Dios. Viviendo el momento presente enteramente para Dios, “con corazón y con alma”, era una garantía de salvación.

Cuántas cosas tendría que deciros sobre la pena que me manifestáis de no ser útil. ¡Qué error!,
si la obediencia me colocara a la puerta para abrirla y cerrarla a los que van y a los que vienen, me estimaría muy feliz y creería, no sin razón, más asegurada mi salvación que en el lugar que ocupo bien forzosamente y en contra de mi gusto. Se hace siempre bastante cuando se hace lo que la obediencia prescribe. No se trata de hacerlo bien sólo exterior mente, sino de corazón y de alma; entonces está uno salvado.
Así mi querido amigo, cesad en tener la menor pena sobre ese asunto…

Carta a Hilarion Bourrelier, 19 Septiembre 1821, EO VI n 72

 

Deja que la valoración de lo que vales derive de la conciencia de que Dios te ama. Cualquier otra medida deja a uno en un estado de engaño.” Anónimo

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *