EL MISIONERO COMO UN CANAL A TRAVÉS DEL CUAL DIOS TRAE VIDA

Refiriéndose a las misiones populares que estaban llevando a cabo desde el 14 de enero al 25 de febrero de 1821 en la ciudad de Brignoles, Eugenio habló de la responsabilidad implicada en el ministerio:

no es poca cosa estar encargado de un ministerio como el que me ha sido impuesto: anunciar a un pueblo numeroso, a un pueblo perdido, el día del Señor, 

El ministerio es continuación del de Jesús mismo: “me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres… . y a pregonar el año del favor del Señor” Lucas 4: 18-19. Refiriéndose a sí mismo como a un canal a través del cual Dios actúa, él no quiere que su debilidad personal se interponga en el camino del trabajo de Dios.

… temer que la falta de virtud, la infidelidad personal del ministro ponga obstáculos, o intercepte, por así decirlo, el paso de esas gracias preciosas de la salvación, esas aguas vivificantes que deben llegar a los fieles por ese canal.
Es para sentirse confuso, y si no tuviera la experiencia de la sobreabundante misericordia de Dios y de su compasión por la incapacidad y debilidad de sus enviados a favor sin duda de su pueblo que quiere salvar, tendría motivo para desanimarme.

Carta a su madre, el 16 de enero 1821, E.O. XIII n. 35

Cada miembro de la familia Mazenodiana puede también definir su misión diaria en estos términos: ser canales de agua viva para aquellos que les rodean:

pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré se convertirá en él en una fuente de agua que brota para vida eterna.” Juan 4:14

 

Se santo y harás maravillas en las vidas de cada uno de aquellos cuya vida toques. Estate unido con Dios y Él hará milagros a través de ti y más allá de tus mayores sueños”.    Madre Teresa de Calcutta.

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *