IDENTIDAD DE LA FAMILIA MAZENODIANA: VEAN CÓMO ESTOS CRISTIANOS SE AMAN UNOS A OTROS

Eugenio continúa la descripción de la vocación Misionera a un probable nuevo miembro:

Vivimos en comunidad bajo una Regla suave que fija nuestros deberes y da un gran valor a la menor de nuestras acciones.
El espíritu de caridad y de fraternidad reina entre nosotros.

Eugenio había comprendido la fuerza de las palabras de Jesús, “En esto conocerán todos que sois discípulos míos, si os tenéis amor unos a los otros” (Juan 13:35). Tertuliano mostraría el impacto de estas palabras al escribir sobre los cristianos del segundo siglo: “Vean cómo se aman unos a otros… y cómo están dispuestos a morir unos por otros.”

La misión del grupo fluyó de esta relación:

Nuestra ambición es la de ganar unas almas para Jesucristo. Todos los bienes de la tierra no sabrían apaciguar nuestra avaricia, nos hace falta el cielo o nada, o por mejor decir queremos asegurarnos el cielo sin ganar nada en la tierra a no ser la persecución de los hombres.
Si esta perspectiva no os asusta y tenéis la firme resolución de perseverar toda vuestra vida en nuestra santa Sociedad, acudid, nuestros brazos y nuestros corazones os están abiertos y os prometemos esa misma dicha que el Señor se digna hacernos gozar.

Carta a M. Viguier, el 6 de enero, 1819, E.O. VI n. 38

 

Los modelos humanos son más vívidos y más persuasivos que los mandatos morales explícitos.”          Daniel J. Boorstin

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *