COMPROMETIDOS EN EL CRECIMIENTO PERSONAL INTEGRAL

El joven tenía que someterse a un periodo de prueba (postulantado) que duraba un mínimo de seis meses. Durante este periodo el estaba personalmente acompañado en su desarrollo humano y espiritual por otros jóvenes que eran específicamente designados para esto, llamados “celotes”.

Art. 30. Los postulantes están todos bajo la dirección inmediata de los celadores que están especialmente encargados de darles a conocer las costumbres de la Congregación, que están también, por deber, obligados a reprenderlos caritativamente de sus defectos. Ellos recibirán todas las advertencias que le fueren dadas por los celadores con la mayor docilidad y la mayor sumisión con espíritu de humildad.

Statuts, Chapitre III –Conditions pour être admis à postuler dans la Congrégation.

Después de un periodo de seis meses a un año el postulante podía pedir ser admitido como “Admitido”. Había una ceremonia y oraciones especiales para marcar este paso de compromiso.

Este periodo duraba unos seis meses y tenía como objetivo el valorar la capacidad de la persona para la Congregación. Los celotes continuaban siendo los responsables de la formación de estos Admitidos.

Crea el tipo de clima en tu organización donde el crecimiento es esperado, reconocido y recompensado.         Autor desconocido.

This entry was posted in Regla and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *