PREPARANDO AL GRUPO DE SU GENERACIÓN

Art. 79.    Hay cuatro celadores…

Las cuatro persona que ejercían la función de «celotes» eran un importante vehículo utilizado por Eugenio para comunicar y preparar a otros en su espíritu. Él estableció que:

Art. 81.   El oficio de los celadores es uno de los más importantes de la Congregación.

dedicó 32 artículos de los Estatutos a ellos en una sección, y muy a menudo se refiere a sus deberes en otras secciones.

Sobre ellos se articulaba laresponsabilidad del espíritu dentro de la Congregación:

Art. 82. Del modo como los celadores cumplan el deber de su cargo, dependen la regularidad, la exactitud, el fervor de toda la Congregación; También son responsables de todos los desórdenes o de todos los abusos que puedan introducirse en ella.

El describía sus actividades de preparación de otros durante los días en que la Congregación estaba reunida.

Art. 99. En esas asambleas, tratarán sobre todo de inspirar a todos los miembros de la Congregación un gran amor a Dios, una adhesión y una estima inviolable a la Congregación, una caridad fraterna a toda prueba a los congregantes, mucha fidelidad en la observancia de las reglas, una obediencia humilde y sumisa para conformarse a lo que la regla o aquellos que ella autoriza a mandar podrían prescribir.

Continua Eugenio:

Art. 104. Su nombre dice bastante cuánto deben poner de diligencia para procurar la gloria de Dios y el celo de los congregantes.

Statuts, Chapitre XI § 5 – Des zélateurs

Su celo no estaba limitado hacia dentro de la Congregación, sino que también estaban comprometidos en propagar sus ideales y encontrar nuevos miembros. Los celotes de Eugenio estaban llamados a ser personas apostólicas entre los jóvenes, reflejando el papel de los apóstoles que formaban a los discípulos en los comienzos de la Iglesia.

 

En la medida que envejezco, me fijo menos en lo que los hombres dicen. Simplemente miro lo que hacen.    Andrew Carnegie.

Esta entrada fue publicada en Regla y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *