ENTRENAR A VARIOS CIENTOS DE JÓVENES PARA TRABAJAR EN ARMONÍA

Para ser más eficaz en sus propósitos y para juntar a casi 300 adolescentes y jóvenes de un modo armónico, la Congregación de la Juventud necesitaba estar muy organizada, y la formación de los jóvenes debía ser minuciosa. La Regla que Eugenio escribió para los jóvenes mostraba los niveles de organización:

ARTÍCULO PRIMERO. La Congregación de la juventud cristiana está dividida en tres clases, a saber: la clase de los postulantes, la clase de los Admitidos o Probacionistas, la clase de los Recibidos.[ed. como miembros compromentidos permanentemente]

Una vez el candidato haya sido aceptado como posible miembro, el joven entraba en las varias fases de formación, como postulante y después como admitidos, que duraban un mínimo de doce meses hasta que fuera admitido como miembro definitivo. Una vez que fuera admitido, entraba en la tercera categoría, que estaba dividida en dos secciones:

Art. 2. La tercera clase se divide en dos secciones : la primera sección de esta tercera clase se compone de aquellos que, teniendo la edad de 18 años y después de haber postulado y pasado el tiempo prescrito por los estatutos en la clase de los Probacionistas, son recibidos definitivamente con las solemnidades requeridas.
La segunda sección se compone de aquellos que, no habiendo alcanzado aún la edad de dieciocho años, después de haber postulado y pasado el tiempo prescrito por los estatutos en la clase de los Probacionistas, son recibidos definitivamente con las solemnidades requeridas.

Statuts, Chapitre II – Classes de la Congrégation

El propósito de todo esto era asegurar que cada miembro recibiera la mejor formación y acompañamiento posible de acuerdo a las necesidades acordes con su edad y estado.

This entry was posted in Regla and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *