Archive for abril, 2016

LA VISIÓN DE NUESTRA FUNDACIÓN: CONVERTIRSE EN SANTOS PARA HACER QUE OTROS SEAN SANTOS

En 1816 Eugenio planeó la visión del nuevo grupo de misioneros. En 1818 desarrolló la visión en una regla de vida práctica. El siguiente paso fue presentar dicha Regla al Papa para recibir la aprobación de la Iglesia, sucediendo en 1826, después de que la Regla de Vida había tenido algunas adecuaciones después de 10 años de experiencia vivida.

El espíritu de la visión original se expresaba ahora de forma especial en la primera parte de la Regla, en la sección conocida como “Prefacio”. He aquí algunos extractos:

… La consideración de esos males ha conmovido el corazón de algunos sacerdotes celosos de la gloria de Dios, que aman entrañablemente a la Iglesia, y están dispuestos a entregar su vida, si es preciso, por la salvación de las almas.
…¿Qué hizo, en realidad, nuestro Señor Jesucristo cuando quiso convertir el mundo? Escogió a unos cuantos apóstoles y discípulos que él mismo formó en la piedad y llenó de su espíritu y, una vez instruidos en su doctrina, los envió a la conquista del mundo que pronto habían de someter a su santa ley.
¿Qué han de hacer a su vez los hombres que desean seguir las huellas de Jesucristo, su divino Maestro, para reconquistarle tantas almas que se han sacudido su yugo? Deben trabajar seriamente por ser santos…
… Hay que intentarlo todo para dilatar el reino de Cristo, destruir el imperio del Mal, cerrar el paso a innumerables crímenes, difundir la estima y la práctica de todas las virtudes, llevar a los hombres a sentimientos humanos, luego cristianos, y ayudarles finalmente a hacerse santos.
… Tales son los frutos copiosos de salvación que pueden resultar del trabajo de los sacerdotes a quienes el Señor inspiró la idea de reunirse en sociedad para dedicarse más eficazmente a la salvación de las almas y a la propia santificación, si desempeñan con dignidad su ministerio y responden santamente a su excelsa vocación.

CC&RR, Prefacio

SPANISH

“A la iglesia de Dios que está en Corinto: a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos, con cuantos en cualquier lugar  invocan el nombre de Jesucristo, Señor nuestro, de nosotros y de ellos”   1 Corintios 1:2

Deja un comentario

LA VISIÓN DE NUESTRA FUNDACIÓN: LOS CO-OPERADORES DEL SALVADOR

El documento escrito el 25 de enero de 1816, sobre el que hemos reflexionado en las semanas anteriores (Solicitud a los Vicarios Capitulares de Aix), es nuestra primer Regla de Vida, la visión de nuestra fundación. Fue la estructura que adquirió vida a través de 200 años y la que continúa guiándonos en la actualidad.

Dos años más tarde, en 1818, Eugenio y los Misioneros escribieron nuestra primer Regla de Vida ampliada y detallada. En ella, él resumió la visión de fundación en esta poderosa descripción:

¿Hay algún fin más sublime que el de su Instituto?
Su Fundador es Jesucristo, el mismo Hijo de Dios;
sus primeros padres, los Apóstoles.
Han sido llamados a ser
los cooperadores del Salvador,
los corredentores del género humano.
Y aunque, por razón de su escaso número actual
y de las necesidades más apremiantes
de los pueblos que les rodean,
tengan que limitar de momento su celo
a los pobres de nuestros campos,
su ambición debe abarcar, en sus santos deseos,
la inmensa extensión de la tierra entera.

Regla de 1818, Primera Parte, Capítulo Uno. Fines del Instituto, §3.  Missions, 78 (1951) pág. 15

¡Describe que cada uno de los miembros de la Familia Mazenodiana es considerado co-operador del Salvador! Al ser inspirados por el carisma de San Eugenio y llevados a su espiritualidad y misión – nos convertimos en co-operadores del Salvador. Somos co-operadores como hermanos y sacerdotes en nuestro compromiso y ministerio consagrado, somos co-operadores como asociados laicos Oblatos y como asociados en la misión, somos co-operadores al apoyar la misión de cualquier forma como empleados, como benefactores, a través de apoyo espiritual, como feligreses y como amigos. Cada uno de nosotros es un co-operador voluntario del Salvador a lo que parece ser “menos importante” y a lo insignificante de lo que parece “más importante”. Cada uno de nosotros es un componente del amor del Salvador por el mundo.

SPANISH

“Cristo no tiene ahora cuerpo en la tierra, sino el tuyo, no tiene manos ni pies, sino los tuyos. Tus ojos son con los que Cristo mira con compasión al mundo. Tus pies son con los que lleva el bien. Tus manos son ahora con las que ha de bendecirnos.”   Teresa de Ávila

Deja un comentario

LA VISIÓN DE NUESTRA FUNDACIÓN: ¿POSESIÓN EXCLUSIVA DE LOS MISIONEROS OBLATOS?

SPANISH

Caracterícticas de un Asociado de los OMI Lacombe Canadá

 

Escribí lo anterior en Vancouver, al animar un retiro de fin de semana con 35 miembros de nuestra Familia Mazenodiana en la Columbia Británica: representantes de dos comunidades de asociados laicos que se reúnen mensualmente, 5 misioneros Oblatos y gente comprometida de cuatro parroquias relacionadas a los Oblatos.

La existencia de estos grupos es un fruto directo de la primera evangelización Oblata en esta área hace 167 años, y de nuestra fundación hace 200 años.
Las palabras de Eugenio vienen constantemente a mi mente:

La caridad para con el prójimo también es parte esencial de nuestro espíritu. La practicamos primero entre nosotros, amándonos como hermanos, considerando a nuestra Sociedad como la familia más unida que existe sobre la tierra, alegrándonos de las virtudes, de los talentos y demás cualidades que poseen nuestros hermanos, como si los poseyéramos nosotros mismos.
Carta a Hippolyte Guibert, Julio 29, 1830, EO VII núm. 350

Cuando Eugenio escribió estas palabras, nuestra Sociedad constaba de cerca de 30 Oblatos. Ahora, encontrándonos en todo el mundo, podemos fácilmente cambiar la palabra utilizada por Eugenio, “Sociedad” por “Familia Mazenodiana” – quien desea sea “la familia más unida que existe sobre la tierra.”
Frecuentemente me siento muy feliz y honrado al encontrar gente de todos tipos que conocen y aman a San Eugenio, alimentados por su carisma y espiritualidad, viviéndola y compartiéndola en sus comunidades y en su servicio a los más abandonados. Es fácil reconocer en ellos el mismo celo y entusiasmo de la primera comunidad de visionarios fundadores en Aix hace 200 años.
Es una llamada de alerta para todos los portadores originales del carisma y que aparentemente está extinguiéndose en esta parte del mundo: el carisma de San Eugenio no es “propiedad” de los Oblatos. Se trata de un carisma que pertenece a la Iglesia universal, es el don y el patrimonio de todos los miembros de la gran familia en sus variadas formas y expresiones.
Mientras más convencidos estemos de que cada uno de nosotros forma parte de una gran familia misionera eclesial, más seremos “la familia más unida que existe sobre la tierra” de Eugenio, en el fulgor y ejemplo de nuestras vidas y en la calidad de la dedicación a la evangelización y servicio a los más abandonados.
Esto fue lo que experimentaron varios grupos de personas hace 200 años, al entrar en contacto con la vida de la primera comunidad en Aix. ¿Se puede decir lo mismo de todas nuestras comunidades alrededor del mundo actualmente?

Deja un comentario

CÓMO VIVIR EL AMOR DEL SALVADOR

Eugenio pasó un semestre en la facultad del seminario y luego volvió a Aix para iniciar su ministerio como sacerdote. Poco después pasó algún tiempo en un retiro para enfocarse en su ministerio. Su propósito claramente era el Salvador:

Tomaré como modelo este culto que debo a Dios, a su adorable Hijo Jesucristo, nuestro amable Salvador, con quien trataré de tener la más tierna devoción y el más ardiente amor, manteniendo siempre presente en la mente el recuerdo de sus beneficios y sobre todo muy adentro en el corazón.

Todos los días necesitaba trabajar de forma consciente el mantenerse en comunión con su Salvador

Y reconociéndome tan incapaz como indigno de amarle, le pediré esa gracia todos los días en el santo sacrificio y cien veces al día con esta jaculatoria: Jesús mío, dame tu amor. ¡Ah! Lo tendría todo ganado si tuviera con Jesucristo esta devoción, que debe ser por excelencia la de un sacerdote…

Todo ello no como una devoción centrada en sí mismo, sino con una intención misionera:

Mi mayor ocupación será amarle, mi mayor empeño, hacerle amar. Emplearé en ello todos mis medios, todo mi tiempo, todas mis fuerzas, y aun cuando, tras muchas penas, solo hubiera logrado que alguien tuviera un acto de amor para un Señor tan bueno, me tendré con razón por muy bien pagado.

Regla elaborada en mi retiro en Aix, Diciembre 1812, EO XV núm. 109

DeMazenod_200th_banner Spanish

“No podemos juzgar nuestra oración… por como nos sentimos cuando oramos, sino por como amamos al vivir.”   Katherine Marie Dyckman

Deja un comentario

PERMITE A TUS PALABRAS ENSEÑAR Y A TUS ACCIONES HABLAR

El nivel de espiritualidad básico debe ser vivido y expresado. Eugenio expresó los medios que utilizó para enfocar sus propósitos en ver todo a través de los ojos de Cristo Salvador, escritos algunos días después de ser ordenado sacerdote y nombrado parte del equipo del seminario en París:

Para no volver infructuoso el ministerio al que me destina, me esforzaré por vivir de tal modo que mi ejemplo diga más que mis palabras y mis insinuaciones.
Para eso procuraré renovarme con la ayuda de Dios en el espíritu del sacerdocio… buscando en todo solo a Dios, su gloria, la salvación de las almas y nuestro progreso en el camino de la perfección.

Para cimentar sus ideales:

No descuidaré ninguno de los medios que los directores de la vida espiritual sugieren para alcanzar ese fin, único fin al que debo aspirar…
Mis deberes de piedad consisten: 1. en la oración, 2. la santa misa, 3. el oficio divino, la lectura espiritual, el examen de conciencia y la plegaria, todo ello acompañado, precedido y seguido del santo ejercicio de la presencia de Dios.

Propósitos como director en el seminario de San Sulpicio, Enero 1812.
EO XV núm. 103

Para que las acciones de Eugenio hablaran más alto que las palabras, necesitaba tener una sólida base diaria en la relación con su Salvador  – y sólo así su ministerio guiaría a otros a la misma relación transformadora y de amor.

¿Cómo pueden mis palabras enseñar y mis acciones hablar hoy?

DeMazenod_200th_banner Spanish

“Las acciones hablan más alto que las palabras; permite que tus palabras enseñen y tus acciones hablen.”   San Antonio de Padua

Deja un comentario

EL PRIMER NIVEL FUNDACIONAL DE NUESTRA ESPIRITUALIDAD MAZENODIANA

¿Por qué Eugenio se convirtió en sacerdote?

Responde una y otra vez a la pregunta:

El amor a la gloria de Dios, el deseo más ardiente de la salvación del prójimo, las necesidades de la Iglesia abandonada, únicos motivos de mi ingreso al estado eclesiástico

Carta a su madre, Octubre 14, 1811, EO XIV núm. 93

Este triple ideal conformó la base de su espiritualidad como sacerdote:

… deseando lograr la gloria de Dios y la salvación de las almas que él rescató con su sangre, con todos los medios a mi alcance, aunque me costara sacrificar la vida.

Notas de Retiro, Julio-Agosto 1816, EO XV núm. 139

Este enfoque de tres puntos fue el mismo para los misioneros que se le unieron en 1816:

Deben renunciar completamente a sí mismos, sin más miras que la gloria de Dios, el bien de la Iglesia y la edificación y salvación de las almas.

Prefacio

Continuando nuestro “mapa”, es aquí donde encontramos el primer nivel de nuestra espiritualidad Mazenodiana. A través de los ojos del Salvador Crucificado,

Ese espíritu de abnegación total por la gloria de Dios, el servicio de la Iglesia y la salvación de las almas, es el espíritu propio de nuestra Congregación

Carta a Henri Tempier, Agosto 22, 1817, EO VI núm. 21

Toda la espiritualidad Mazenodiana será una expresión, el desarrollo y vivencia de este enfoque.

spanish

“Tener éxito es enfocar el poder de todo lo que eres en lo que tienes un ardiente deseo de lograr.” – William Peterson

Deja un comentario

EN SINTONÍA CON LOS SENTIMIENTOS Y EN RESPUESTA A LAS VÍCTIMAS DE LA REVOLUCIÓN

¿Por qué Eugenio se convirtió en sacerdote?

Le conmovió la situación de los pobres, cuya fe había sido debilitada o destruida por la Revolución. Verlos a través de los ojos del Salvador le instó a dedicarse a hacer renacer su fe y abrir sus corazones endurecidos a la redención.

Lo que quiere de mí es renunciar a un mundo en el que es casi imposible salvarse, dada la apostasía reinante, que me entregue más especialmente a su servicio con el fin de reavivar la fe que se extingue entre los pobres. En una palabra, que me disponga a cumplir toda orden que me dé para su gloria y para la salvación de las almas que ha rescatado con su preciosa sangre.

Carta a su madre, Junio 29, 1808, EO XIV núm. 27

Con estas palabras Eugenio anunció su decisión a su madre. Un año después confirmó el mismo sentimiento de no poder permanecer como espectador ocioso ante la triste situación de la religión a su alrededor:

Cree usted, que el hombre que viera claramente las necesidades de la Iglesia y que a pesar de lo que Dios le da para socorrerla y otras señales que manifiestan su voluntad, prefiere quedarse con los brazos cruzados, gimiendo mansamente y a escondidas por estos males, sin dar un paso para sacudir un poco los corazones endurecidos de los hombres ¿cree que podría estar con la conciencia tranquila?
… y aunque en toda la vida sólo se facilitara a una sola alma el medio de salvarse, quedaría uno más que pagado de todas sus penas.

Carta a su madre, Abril 4, 1809, EO XIV núm. 50

Se trató de un ideal que comunicó a los primeros Oblatos:

La consideración de esos males ha conmovido el corazón de algunos sacerdotes celosos de la gloria de Dios, que aman entrañablemente a la Iglesia, y están dispuestos a entregar su vida, si es preciso, por la salvación de las almas.

Prefacio

DeMazenod_200th_banner Spanish

“Cuando un buen hombre es herido, todos los llamados buenos deben sufrir con él.”   Eurípides

Deja un comentario

VER EL SUFRIMIENTO DE LOS MIEMBROS DE NUESTRA IGLESIA CON LOS OJOS DE CRISTO SALVADOR

¿Por qué Eugenio se convirtió en sacerdote?

Como hemos visto, la segunda motivación de su decisión fue desear responder al sufrimiento de la Iglesia. No se trató de una motivación por “satisfacción”, sino proveniente de su “experiencia el Viernes Santo”, que era una comunión continua con el Viernes Santo original en el Calvario:

La Iglesia, preciada herencia que el Salvador adquirió a costa de su sangre, ha sido atrozmente devastada en nuestros días.

Prefacio

Se trataba de una Iglesia que veía como una “gran familia”:

La idea de ser miembro de una gran familia, la cual Dios mismo encabeza…parece hacer surgir mi alma de forma instantánea, con una intensidad que es difícil expresar.

Notas, Mayo 1804, EO XIV núm. 7

La intensidad de vivir “esta maravillosa comunión” le  llevó a sentir el dolor del sufrimiento de alguno de sus miembros:

Todos los miembros del cuerpo místico que Jesucristo encabeza, el sentimiento y participación en todo el sufrimiento y la victoria de todos los miembros.

Carta a Emmanuel Gaultier de Claubry, Diciembre 23, 1807, EO XIV núm. 22

Recordaría décadas después:

Durante mi tiempo en el seminario, pensé hacerme tan útil como fuera posible a la Iglesia nuestra Madre, para quien el Señor siempre me había dado la gracia de un amor filial. La destrucción en que la vi fue uno de los motivos al decidir tomar el estado sacerdotal. Había notado esta vocación desde mi adolescencia, pero no pude seguirla entonces, por los sucesos de la terrible Revolución, que forzó a mi familia a ubicarse inesperadamente de un país a otro durante todo el tiempo de nuestra migración, que duró, en mi caso, diez años. Después de volver a Francia, sufrí hasta el fondo de mi alma ver despreciado el servicio del altar…
Pensé que podría posponer más la respuesta al llamado de la gracia, y cualquier obstáculo que encontré en mi familia y la aflicción de mi carne y sangre que me hacían sentir tan intensamente el dolor causado a la gente a quien más amaba en este mundo, me arranqué de su ternura y salí para el seminario de San Sulpicio, convencido de que era tiempo de sacrificarme por la fe.

Mémoires, cita en Rambert I pág. 47

Como Obispo de Marsella, a menudo invitaba a su gente a ser solidarios con los demás miembros del Cuerpo de Cristo que sufrían y tenían necesidades. Actualmente, somos bombardeados constantemente con noticias de nuestro prójimo cristiano en necesidad. ¿Qué efecto tiene esto en nosotros?

DeMazenod_200th_banner Spanish

“¿Podría haber un milagro mayor que el que miráramos por un instante a través de los ojos de los demás?”   Henry David Thoreau

Deja un comentario

AL SERVICIO DE UNA IGLESIA PERSEGUIDA Y ABANDONADA

¿Por qué Eugenio se convirtió en sacerdote?

La segunda motivación fue que, a través de los ojos del Salvador crucificado, pudo comprender el sufrimiento de la Iglesia en Francia, que la Revolución había casi destruido y era ahora perseguida por Napoleón. Esto le dio un fuerte impulso para responder con el don de su vida como sacerdote. Escribe a su padre:

Me consagré al servicio de la Iglesia porque era perseguida, porque estaba abandonada…
Viéndonos ir hacia un cisma que juzgaba inevitable, temía pocas almas generosas sabrían sacrificar sus comodidades y su vida misma para conservar la integridad de la fe, y me parecía que Dios me daría fuerza suficiente para atreverme a desafiar todos los peligros.
Estaba tan persuadido de que no tardaría una cruel persecución, que al salir para el seminario en París, puse en mi baúl trajes laicos completos, pensando me sería necesario usarlos siendo sacerdote.

Carta a su padre, Diciembre 7, 1814, EO XV núm. 129

Repitió a su madre la misma motivación hacia el sacerdocio:

¿No siente mi querida madre, envidia de esta pobre Iglesia tan atrozmente abandonada, despreciada, pisoteada y que, a pesar de todo, nos ha amamantado a todos en Jesucristo, porque dos o tres individuos en toda Francia (entre los cuales tengo la dicha de hallarme) quieran obsequiarle su libertad y su vida? ¿Y por qué desearía que yo retrasara por más tiempo el compromiso de consagrarme a la Esposa de Jesucristo?

Carta a su madre, Octubre 11, 1809, EO XIV núm.61

Hoy en día seguimos experimentando la persecución abierta y el abandono de la Iglesia en muchos lugares del mundo. ¿En nuestro país y ambiente – dónde se encuentra la Iglesia en persecución abierta o sutil y en abandono? ¿Cuál es mi reacción? ¿Qué puedo aprender de  Eugenio?

DeMazenod_200th_banner Spanish

“Se debe recordar a la Iglesia que no es el amo ni el siervo del Estado, sino más bien la conciencia del Estado.”   Martin Luther King, Jr

Deja un comentario

INSTRUMENTO DEL AMOR DEL SALVADOR PARA TODOS LOS QUE NECESITARAN SER REDIMIDOS

¿Por qué Eugenio se convirtió en sacerdote?

En primer lugar, el “mirar la cruz” le motivó a analizar su vida y tomar la dirección y significado que sólo Jesús podía darle. A través de los ojos del Salvador crucificado, comprendió la oblación de Jesús representada en la cruz, que le llevó a responder con el ofrecimiento de su propia vida en oblación como seguidor de Jesús.

Su gratitud por la redención le llevó al sacerdocio.

Si alguien tuviera mayor necesidad de redención que yo, pobre pecador, criatura ingrata tanto tiempo rebelde, le permitiría tal vez creerse más comprometido que yo al Salvador Jesús por haberle rescatado. Pero las gracias que he recibido  y he profanado, y a pesar de las cuales he pecado, me reconozco como el hombre para quien la redención era más necesaria

Notas de retiro previo a su ordenación sacerdotal Diciembre 1 – 21, 1811,
EO XIV núm. 95

Eugenio, consciente de cómo la misericordia de Dios le había inundado cuando necesitaba redención personal, dedicaba ahora su vida a llevar a los demás por el mismo sendero, para reconocer la necesidad de ser redimidos. Su ministerio era ayudarles a volverse a la misericordia de Dios. Evocándolo treinta años después, recuerda su motivación:

Fue así que entré al Seminario de San Sulpicio con el deseo, o mejor dicho, con la voluntad perfectamente determinada de dedicarme de la forma más absoluta al servicio de la Iglesia, ejerciendo el ministerio más benéfico para las almas, la salvación de a quienes ansiaba consagrarme.

Mémoires, cita en RAMBERT I pág. 47.

A través de los ojos del Salvador crucificado pudo identificar su misión y expresarla a través del sacerdocio. Se asociaba con Jesucristo en su misión como Salvador del mundo.

Al permitir al Salvador verme hoy ¿qué dice? ¿A qué me invita? ¿Cómo me lleva suavemente a identificar las áreas de mi vida que necesitan ser redimidas? ¿Cómo puedo ser, a cambio, su instrumento para quienes buscan la redención?

DeMazenod_200th_banner Spanish

“Soy de Dios, soy el amante de Dios, soy amado por Dios, soy el siervo de Dios, soy el siervo del siervo de Dios, y con toda humildad soy el instrumento de los buenos deseos del amor de Dios hacia todo ser viviente. El darse cuenta de ello es el mayor logro en la vida.”   Radhanath Swami.

Deja un comentario