ME ENCUENTRO CON VOSOTROS ANTE EL SANTÍSIMO SACRAMENTO

Casi todos los días estoy con vosotros ante el Santísimo cuando hacéis la oración de la tarde, me deleito con ese pensamiento en la capilla del Sr. Liautard, a la que voy a esa hora para adorar a nuestro divino Maestrol Piense en mí en ese momento.

Aquí nos encontramos con uno de los pilares de la práctica espiritual de Eugenio: su meditación de la tarde ante la Eucaristía a través de la cual, está en comunión con todas las personas que son importantes en su vida. En la tradición Oblata, llamamos a esta práctica “oraison”. Los escritos de Eugenio nos dan una idea de la importancia de esta práctica, especialmente cuando los miembros de su familia misionera se encontraban dispersos geográficamente.

La oraison era un tiempo de oración informal donde él podía estar en comunión con Dios y con sus más queridos, por medio de la Comunión que Jesucristo hizo posible. Aquí recibía la fuerza para hacer lo que fuera:

Es mi único consuelo porque me aburro lejos de vosotros; nada me compensa de nuestra separación.
Recemos por los ciegos o los malos que nos molestan

Carta a Henri Tempier, el 26 de julio 1817, E.O. VI n.18

Esta entrada fue publicada en cartas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *