RECONOZCO MI INCAPACIDAD PARA CREAR Y ESTOY EN PAZ

En 1842-1843, los diez escolásticos que estudiaban teología habían estado viviendo en el Seminario de Marsella y hasta entonces fueron enviados a N.-D. de L’Osier. El superior de la comunidad, el Padre Guigues, se encontraba muy a disgusto pues necesitaba la ayuda de más Oblatos para cuidar el flujo de estudiantes. Eugenio le respondió: 

“Tu conciencia debería estar tranquila después de lo que te he dicho. Solo me repites lo que ya sabía tan bien como tú, y no cambiaré de decisión. Que te sea suficiente saber que no puede ser de otra manera.” 

Los compromisos de los Oblatos en Francia, Canadá e Inglaterra no permitían a Eugenio enviar más personal en ayuda del Padre Guigues. 

“… no agravar mis preocupaciones con reclamaciones que debes comprender estoy en  imposibilidad de satisfacer…

Les pido a todos dejen a un lado las quejas y murmuraciones. Su deber es reprimir ese desorden tan perjudicial. Hagan lo que deben sin tantos lamentos, que se escuchan en la casa y afuera. Hagan una virtud de la necesidad, y Dios les ayudará.”

 Con su típico sentido del humor mordaz, Eugenio añade con exasperación que no tiene el poder de crear a la gente de la nada: 

“En cuanto a mí, reconozco mi incapacidad para crear y estoy en paz.”

Carta al P. Eugenio Guigues, Septiembre 27, 1842, EO IX núm. 777

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a RECONOZCO MI INCAPACIDAD PARA CREAR Y ESTOY EN PAZ

  1. Eliseo Francisco Margenet dijo:

    cf, «hagan de la necesidad una virtud, y Dios los ayudará»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.